En las novelas históricas siempre se respetó la realidad: Miguel Sabido

Foto: 
Tercera Vía
 
Notimex

En las novelas históricas siempre se respetó la realidad, mas no así las situaciones de los personajes, pues eran parte del contexto, afirmó el escritor y dramaturgo Miguel Sabido.

 

“El secreto de la novela histórica es que siempre se respetó la historia como tal y dejamos que los personajes se debatieran con sus problemas personales que les suscitaban los acontecimientos que ocurrían”, precisó.

 

Durante la mesa de diálogo “Las telenovelas históricas” en ocasión del 80 aniversario de su nacimiento, el también poeta y director de teatro recordó que en la década de los 70 sólo había dos productores en Telesistema Mexicano, hoy Televisa: Ernesto Alonso y Valentín Pimstein.

 

Por esa razón ambos debían hacer seis telenovelas al año, de 40 capítulos cada una.

 

“Yo los veía a la caza de escritores y de historias. Valentín inventó hacer la vida de San Martín de Porres y gracias al éxito que alcanzó, hizo la de Santa Rosa de Lima y luego la de Chucho el Roto”, platicó ante decenas de personas en la Biblioteca Mexicana de la Fundación Miguel Alemán.

 

Ernesto Alonso, por su parte, propuso una acerca de Sor Juana Inés de la Cruz (1962) y, en opinión de Sabido, “era tan pobre la televisión en aquel tiempo, que los diálogos entre Sor Juana y Góngora realmente no tenían ninguna acción”.

 

En lo que se refiere a “Maximiliano y Carlota” (1965), Sabido comentó que fue escrita por Guadalupe Dueñas, cuya bisabuela había sido dama de la emperatriz Carlota, por lo que era ferviente “Maximilianista” y convirtió su telenovela “en una loa, dejando a Benito Juárez como un villano espeluznante”.

 

“El gobierno le reclamó a Miguel Alemán Velasco y éste le pidió a Ernesto Alonso que hiciera una telenovela sólida, que realmente tuviera un marco moral perfectamente claro y establecido.

 

“Debido a que la historia ya estaba cerrada, propusimos que transcurrieran 25 años para hacer la segunda parte. Se trataba del tema de la Revolución, pero era imposible poner de acuerdo a todos los historiadores que me estaban asesorado para crear ‘La Tormenta’”.

 

En ese sentido, resaltó que para abundar en novelas históricas, el escritor debe estar perfectamente asesorado.

 

“Bajo ninguna circunstancia debes tomar partido, debes ser muy objetivo en el tratamiento. En la trama melodramática, López Tarso se debatía entre el amor de Amparo Rivelles (aristócrata) y Columba Domínguez (maestra rural). En este renglón me daba vuelo porque se trataba de mostrar cómo es que la historia influía en la vida de la gente”, subrayó.

 

Miguel Sabido fue escritor de éxitos de televisión como “La Tormenta”, “La Constitución”, “El carruaje” y “Senda de Gloria”. Relató que siempre se enfocó en el marco teórico que si bien posee un marco moral, éste no debía tocarlo.

 

“Lo que sí podía hacer era jugar con los personajes, y de ahí nació la metodología del Entertainment Education que ahora se practica en todo el mundo. La historia es inamovible, pero lo que sucede a los personajes debe estar cargado de emoción”, destacó.

 

Recordó que “La Tormenta” (1967) fue su primera telenovela y la escribió en conjunto con Eduardo Lizalde. El éxito fue tan apabullante, que tan sólo en Cuba la transmitieron 16 veces y en México unas siete veces ganando premios en Chicago, Perú y otros países.

 

“Nos fue tan bien que cuando ya pensaba en la segunda, se me echaron encima, literalmente, funcionarios de todas las secretarías de Estado diciéndome que debía meter esto o lo otro. Yo le pedí a Miguel Alemán que me diera el auxilio, pero todo salió mal”.

 

 

Sabido se refiere a “Los Caudillos” (1968)”, para la cual hubo gente que le pidió que falseara los hechos históricos.

 

“Ellos no querían que Miguel Hidalgo tomara a la Virgen de Guadalupe como emblema en Atotonilco, y eso no podía hacerlo porque es historia. Así es que esa telenovela fue fallida y lo digo abiertamente, solicité que incluso no la pusieran en el videoclip de mi semblanza”, concluyó.