El Cobre, un pintoresco poblado de inestimable riqueza cultural e histórica por ser escenario de la primera rebelión de esclavos en la isla, se alza en las estribaciones de la Sierra Maestra, a unos 25 kilómetros al noroeste de la ciudad de Santiago de Cuba.