La compañía privada estadounidense SpaceX dio otro gran paso en su esfuerzo en la reutilización, al lanzar una misión de reabastecimiento a la Estación Espacial Internacional, con un cohete y una nave espacial que habían volado previamente.