Imagen Económica

Perspectivas Económicas 2018

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

Iniciamos el último año del sexenio, el que en el argot popular se denomina: “año de Hidalgo”, porque es cuando los políticos barren con todo para no dejar nada. Se trata de un año difícil por el ambiente político, pero también en materia económica tendremos muchos inconvenientes, después de analizar estas variables, mostramos las perspectivas económicas:

 

Inflación

 

La inflación se salió de control desde el año pasado con el aumento de los energéticos, la próxima semana se dará el dato definitivo y se espera que sea cercana al 7%. La última vez que tuvimos una inflación tan alta fue durante el gobierno de Zedillo ¡hace 18 años!

 

Aunque se espera que este año la inflación disminuya, seguirá por encima de la meta del Banco central. Nuevamente la gasolina registró un incremento los primeros días del año; gracias a la reforma energética de Peña Nieto y colaboradores, los gasolineros pueden fijar el precio que quieran libremente, en Ciudad de México se ha registrado un precio máximo de $19.20 por litro de gasolina Premium, mientras que en Jalisco ha llegado hasta $19.50. Es un desorden de precios que el mercado irá regulando (dice el gobierno). El gas también subió hasta un 6% y la electricidad subirá hasta 8% para la siguiente quincena.

 

Los empresarios tortilleros y panaderos ya anunciaron alzas, algunos ya las ejecutaron. En la capital poblana se vende la tortilla hasta en 14 pesos por kilo, mientras que Hermosillo registró ayer el mayor precio, 20 pesos por kilo. Este precio está liberado también, por lo que cada tortillería es libre de poner su propio precio gracias al neoliberalismo.  

 

Tasa de interés

 

En su intento por controlar la inflación, el Banco de México seguirá aplicando la misma receta neoliberal fallida: aumentar las tasas de interés. Este aumento podría ser equivalente a 100 puntos base y llegar a los 8.25% al finalizar el sexenio.

 

Una tasa de interés alta controla la inflación porque encarece el valor del dinero; por tanto, las personas consumen menos, es decir, se trata de controlar el nivel de precios a partir de sacrificar el consumo de las personas, una media muy cruel de la macroeconomía.

 

Tipo de Cambio

 

Los últimos días de 2017 el dólar volvió a mostrar un repunte y se llegó a vender hasta por encima de los 20 pesos en ventanillas bancarias; los primeros días de este 2018 ha bajado ligeramente y ayer cerró en 19.60 pesos. Esta leve recuperación del peso se debe principalmente al aumento de los precios del petróleo en el mercado internacional; sin embargo, el diferencial de tasas de inflación entre México y Estados Unidos presionará para que el dólar continúe aumentando, el sexenio podría concluir en 21 pesos por dólar, aunque a lo largo del año el tipo de cambio podría ser mayor debido a la especulación derivada del proceso de renegociación del TLCAN y las elecciones federales.

 

Crecimiento Económico

 

El sector automotor informó que el saldo del 2017 es una caída en las ventas de 4.6% con respecto a 2016, es la primera vez que este número es negativo desde la crisis de 2009. El sector de la construcción también registró una caída y aunque aún no emite la información oficial se estima que la contracción será similar entre el 4.5 y 5%. Se trata de los sectores de arrastre de nuestra economía, por lo que el crecimiento total en 2017 sería menor al 2% que es el promedio de los últimos 30 años.

 

En 2018 el entorno seguirá siendo muy volátil, tanto las elecciones federales de julio como la renegociación del TLCAN impondrán mucho nerviosismo a inversionistas y financieros. Las altas tasas de inflación y de interés serán factores adversos para el crecimiento, por lo que en una perspectiva optimista la economía mexicana avanzará apenas 1%.

 

Deuda Pública

 

Como lo previmos anteriormente, 2017 fue el año de los 10 billones, ese fue el nivel de deuda pública bruta que se alcanzó en noviembre (último dato disponible). Peña Nieto y José Antonio Meade (como secretario de Hacienda) no solo no cumplieron con reducir la deuda, sino que la siguieron aumentando. El ritmo de crecimiento de la deuda podría hacer que el sexenio finalice por encima de los 11 billones de pesos, la deuda más grande de la historia del país.

 

El cuadro siguiente sintetiza lo que hemos descrito anteriormente. Considerando que, los resultados podrían variar sí al finalizar el gobierno de Peña Nieto se descuidan las variables macroeconómicas, por lo que el riesgo de una crisis de fin de sexenio es altamente probable.

 

 

Algunas recomendaciones económicas:

 

1)      En un ambiente de alta inflación el dinero ahorrado pierde su valor, por lo que es preferible tenerlo colocado en algún activo, por ejemplo un bien inmueble. Si va a realizar alguna inversión hágalo ahora antes de que la inflación se lo impida.

2)      Si va a contratar un crédito, este es el momento, es posible que las tasas de interés sigan subiendo, por lo que si contrata ahora una tasa fija se verá beneficiado. Además, una tasa de interés fija con una inflación alta harán que la deuda que tiene se reduzca. Si lo hace después es posible que se vea afectado.

3)      Si viajará al extranjero o requiere comprar divisas este el mejor momento, ya que a mitad de año el dólar se encarecerá.

4)      Evite caer en compras de pánico y especulación, ya que estas actitudes se contagian y la histeria colectiva hace que las expectativas de inflación aumenten. Al mismo tiempo, si observa esta actitud, trate de calmar a los demás.

 

 

*Profesor-Investigador Facultad de Negocios Universidad La Salle México

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

 

Twitter: @BandalaCarlos