Crece número de indigentes en las calles del centro de Londres

Foto: 
Notimex
 
Notimex

Londres.- La capital británica es la ciudad con mayor concentración de indigentes, con 23 por ciento del total de las personas en situación de calle en Inglaterra, un incremento de 50 por ciento en relación con 2015 y una cifra que los especialistas temen va en aumento.

 

Con temperaturas cercanas a los cero grados centígrados en la capital británica, los indigentes, en su mayoría hombres, deambulan o duermen en las aceras heladas del centro de la ciudad en esta temporada invernal.

 

Algunos más se refugian en los túneles peatonales de las estaciones del metro que conectan a Hyde Park y Green Park, no muy lejos del Palacio de Buckingham.

 

Otros indigentes se concentran principalmente en las exclusivas zonas de Mayfair, Belgravia y Pimlico, así como en Westminster. por la que diariamente circulan miles de personas.

 

Una persona sin hogar, quien se identifica sólo como “John”, se encuentra sentado en la acera, a unos pasos del lujoso Hotel Ritz -cuyo precio por noche va desde los 500 dólares- y comenta que viene de la ciudad de Manchester.

 

En una breve conversación con Notimex, John señala que una persona le regaló un boleto de tren para venir a Londres, donde las limosnas son “mejores” y la ciudad es “más segura”, porque hay más cámaras de seguridad en las calles.

 

De ojos azules, constitución fuerte y de 35 años de edad, el hombre explica que está en la calle porque se separó de su pareja y que lo perdió todo.

 

Tiene una hija de siete años a la que tiene prohibido visitar y agrega: “Tampoco me gustaría que me viera en esta situación”.

 

En las noches más frías del invierno, los albergues temporales son una opción para refugiarse del frío y tomar un alimento caliente, pero muchos están a su máxima capacidad en esta ciudad o sólo abren durante algunas semanas en diciembre.

 

Es común ver a algunas personas que viven en la calle sentarse con un letrero con la misma frase: “ayúdame a recaudar 17 libras (23 dólares) para dormir en un albergue esta noche”.

 

Una delgada bolsa de dormir, un gorro de invierno, una cobija y una bolsa de plástico son las pocas pertenencias de quienes duermen a la intemperie.

 

Algunos están acompañados de sus perros, como el indigente de las afueras del metro Leicester Square que todos los días acampa junto a su pitbull blanco, que recibe la atención de turistas extranjeros y locales.

 

A unos pasos, en plena explanada de Leicester Square, en el centro de esta ciudad, se encuentra Danny, quien duerme con un letrero bajo el brazo con un número de referencia del ejército británico.

 

Es poco usual encontrar letreros como el que acompaña a este joven vagabundo: “Serví a la Reina y a mi país. Me siento deprimido y perdido. Ayúdame por favor”.

 

Y es que algunos de los soldados que han regresado de guerras como la de Irak o Afganistán sufren del trastorno de estrés postraumático, alcoholismo o alguna adicción a las drogas.

 

La organización no gubernamental “Soldados fuera de la calle” (Soldiers off the Street) ayuda a ex militares a encontrar ropa, comida y alojamiento.

 

Cifras dadas a conocer por el gobierno británico revelan que cuatro mil 143 personas -hombres y mujeres- duermen cada noche en promedio en las calles de Inglaterra, un aumento de 50 por ciento en relación con 2015.

 

Las organizaciones no gubernamentales como Shelter, Crisis, Homeless y Centrepoint temen que esta cifra irá en aumento debido a enfermedades mentales y a un recorte en los beneficios sociales que otorga el gobierno.

 

Del total de indigentes, casi una cuarta parte (23 por ciento) se concentra en la capital británica, pero el fenómeno se está extendiendo a otras ciudades también.

 

De acuerdo con las cifras del gobierno, en la costera ciudad de Brighton, 144 personas viven en la calle, el doble del número registrado en 2015, pero también se han presentado aumentos en localidades como Manchester, Bristol, Luton y Birmingham.

 

El reciente reporte oficial destaca que únicamente 500 indigentes son mujeres y 300 son menores de 25 años de edad.

 

El gobierno se ha fijado el objetivo de reducir a la mitad el número de personas en situación de calle para el 2022 y abolirlo por completo para 2027.

 

La primera ministra británica Theresa May anunció el mes pasado que destinará 500 millones de libras (680 millones de dólares) para ayudar a las personas sin techo y atacar el problema de vivir en la calle.

 

“No queremos ver a nadie sin hogar o nadie durmiendo al aire libre en nuestras calles”, dijo May.

 

Sin embargo, el problema no es sólo económico. La organización caritativa St Mungo’s estima que cuatro de cada 10 personas que viven en la calle padece algún problema mental y requiere de acceso a servicios de salud.