Falso príncipe saudita de origen colombiano, ante la justicia de EU

 
Notimex

Como si fuera una historia de película, un hombre de origen colombiano enfrentará la justicia, luego de hacerse pasar durante más de dos décadas como un príncipe saudita manejando autos de lujo, estafando lujosas tiendas y hoteles del sur de Florida.

 

Anthony Gignac, nacido en Bogotá, Colombia, quien no tenía temor en proclamar que era de linaje real y un príncipe de Arabia Saudita en busca de negocios multimillonarios, fue detenido en Nueva York el año pasado. Actualmente detenido en Oklahoma espera ser trasladado a Florida para enfrentar la justicia.

 

Según una acusación en un tribunal federal de Miami que reporta The Miami Herald, Gignac, quien se hace llamar Sultán Bin Khalid Al Saud, se hizo pasar por un diplomático de Arabía Saudita en el 2017 para engañar a empresarios y obtener dinero, propiedades y otros objeto de valor.

 

Entre marzo y noviembre del año pasado, el hombre sostuvo reuniones con empresarios del condado Miami-Dade con el supuesto propósito de realizar una inversión multimillonaria para comprar un hotel en el condado.

 

Gignac organizó una fiesta en su supuesto “penthouse” en un edificio Fisher Island en cuya entrada se leía la palabra “sultán”, en la que mostró a los empresarios una carta del Banco de Dubai con una disponibilidad de 600 millones de dólares.

 

Uno de los empresarios dudó de la veracidad del “Sultán” y un coacusado y supuesto cómplice Carl Marden Williamson, le exigió comprarle un regalo valorado en más de 50 mil dólares, el cual fue comprado y entregado, según la acusación.

 

Pero esta historia es sólo la punta del “iceberg”, pues Gignac realizó ese esquema desde que iba a la escuela en Michigan, a donde vivió de pequeño junto a su hermano Daniel, tras ser adoptados por una pareja estadunidense.

 

Primero intento convencer a compañeros que su madre era dueña del Grand Hotel en Mackinac Island, y que su padre era el actor estadunidense Dom DeLuise, y luego en 1991 se hizo pasar por el supuesto príncipe, defraudó a un hotel y a varias empresas por 10 mil dólares en ese ese estado.

 

Luego en 1993, Gignac aprovechó para darse vida de príncipe en Miami, en el entonces prestigioso hotel Grand Bay, de Coconut Grove, donde se hospedaban estrellas como Michael Jackson, Elizabeth Taylor, Prince y Sophia Loren.

 

Gignac se hacía llamar en la ciudad el príncipe Khaled y viajaba en limusinas, con propinas de 20 dólares y su lema de “póngalo a mi cuenta”. La estafa fue descubierta cuando invitó a dos hombres a una fiesta en el penthouse del hotel Grand Bay y los individuos lo golpearon y lo robaron.

 

La policia investigó y consultó a autoridades diplomáticas sauditas las cuales negaron la identidad del supuesto Khalid, pero antes de que lo pudieran atrapar el hombre huyo a Chicago tras estafar 27 mil dolares al Grand Bay y 51 mil 175 a la tienda Saks Fifth Avenue.

 

Gignac estuvo arrestado por fraude entre 1991 y 1994 en Michigan y luego fue transferido a Florida y estuvo detenido por delitos similares entre 1997 y 1998 de donde salió bajo libertad condicional. Volvió a prisión en Michigan del 2004 al 2006, y fue dejado bajo libertad supervisada hasta el 2009.

 

El hombre se declaró culpable en octubre del 2006 de haberse hecho pasar por un diplomático extranjero e intento de fraude bancario. De momento se desconoce qué hizo Gignac desde entonces hasta que reapareció en Miami en 2017 buscando hacer un negocio multimillonario.