Luis, niño limpiaparabrisas cuya ganancia administra su “primo”

Foto: 
Ángel Trinidad
 
Alberto Ramírez

Luis es un niño que nació hace 10 años en el estado de Chiapas y es uno de los tantos pequeños que forman parte del paisaje urbano de la capital poblana, haciendo de las esquinas de la zona del centro histórico su lugar de trabajo, limpiando parabrisas.

 

Con un español poco fluido y apenas entendible, comenta para Imagen Poblana que llegó a Puebla junto con sus primos, en busca de ganar dinero y ayudar a sus padres que se quedaron en el estado del sureste.

 

“Saco 150 pesos diarios, de 10 de la mañana a 3 de la tarde, vivo junto con mis primos en un cuarto que rentamos por el Mercado Hidalgo, nos cobran a cada uno 250 pesos. Llegamos hace medio año y esta esquina la agarramos porque hay mucho paso de coches y el semáforo tarda en cambiar al verde”.

 

Con 900 pesos en el bolsillo cada semana, Luis destina una parte para pagar lo que le corresponde de su renta, y el resto del dinero es para comida y enviar a sus papas el dinero que le sobra, asegurando que a nadie le da lo que gana en el día.

 

“Todo el dinero que gano es para mí, no se lo doy a nadie”; sin embargo, dijo que el dinero que le envía a sus papás “se lo doy a mi primo”, para que se encargue de enviarlo –supuestamente- a Chiapas.

 

La realidad es que Luis habla y entiende muy poco el español, por lo que desconoce de qué forma su “primo” envía el dinero que recauda en sus jornadas laborales para ayudar a sus papás. En un lapso de 20 minutos, pudimos observar que al menos 5 autos aceptaron que les fuera limpiado el parabrisas y el dinero recabado lo llevó al bolsillo. Al cambio del semáforo, Luis, su “primo” y otro pequeño se reunían nuevamente en la esquina, intercambiaban palabras, mostraban lo ganado y nuevamente a abordar a los autos.

 

No pudimos seguir platicando con el pequeño chiapaneco, ya que debía seguir trabajando, además de que su “primo” notó que entablamos plática y, a través de su lengua natal, le dio alguna instrucción y decidió concluir la plática.