Los vecinos de La Margarita son los delincuentes: líder de ambulantes

Foto: 
Ángel Trinidad
 
Alberto Ramírez

Para la representante de los vendedores ubicados a las afueras del Hospital de la Margarita, Elena Tenorio Jiménez, la queja de los habitantes de esta unidad habitacional no tiene fundamento, pues aseguró que incluso los propios familiares de los quejosos participan en algunos delitos que tanto denuncian.

 

“Yo creo que los vecinos no tienen nada que hacer, nada más están viendo a quién fregar; tengo al menos 30 años trabajando en esta zona y no había este tipo de problemas, no sé qué les pasa a las personas, delincuencia siempre ha habido; de las mismas personas que nos atacan, hemos visto familiares de ellos que roban, pero lo que nos importa es trabajar”.

 

Tenorio aseguró que han entablado plásticas con el Ayuntamiento, pero no ha habido ningún acuerdo hasta el momento, por lo que ignora cuál será el desenlace de este conflicto, “al final, el Ayuntamiento debe hacer su chamba, pero los vecinos que se pongan a pensar que la mayoría somos de las Margarita y estamos acá por necesidad y no por hobbie, los vecinos no se ponen a pensar que mucha gente que viene al hospital, viene limitada, algunos tendrán para ir a un restaurante fregón, pero hay muchos que no tienen esa economía, entonces se les hace más fácil comprar un tamal, un café, una torta, un atole, incluso a veces hemos regalado comida a los familiares de los pacientes… pero eso no ven los vecinos”.

 

Reiteró en el tema de inseguridad que no es culpa de los vendedores que se haya incrementado la delincuencia, “pero esos que nos acusan también tienen comercio, mejor que digan que se les afecta su economía y que no estén haciendo grilla; pero si yo hablara mal de estas personas, sería igual que ellos, mejor que Dios los bendiga y que se acuerde de nosotros”.

 

Doña Elena mencionó que el jefe de la organización “Federación Doroteo Arango” está negociando con el Ayuntamiento; “solo quieren fregarnos, si nos gustaría quedarnos y no creo que el Ayuntamiento nos quite, pero la verdad no la sé, mejor no me adelanto, tiempo al tiempo”.

 

Son alrededor de 40 puestos ambulantes los que están en este lugar, donde algunos propietarios tienen alrededor de 10 y hasta 30 años trabajando en esta zona, “no somos gente nueva, somos en muchos casos el sostén de la familia, ese tipo de personas que nos echa y echa grilla, primero que se fijen, yo creo no han de tener vida social, por eso ocupan en lastimar a la gente”, finalizó.