Increíble, pero en pleno 2018 hay que decirle a la gente que no ingiera detergente

 
Luis Alberto Cataño

Hay muchos que opinan que el mundo ya es un lugar perdido y para sumar a esas afirmaciones, llegó el nuevo reto viral entre jóvenes de Estados Unidos que pide simplemente… comer cápsulas de detergente.

 

Así como suena, las cápsulas de detergente de la marca Tide, que en Latinoamérica conocemos como “Ace” y cuya función es lanzarlas a la lavadora y que hagan todo el trabajo con nuestra ropa sucia, se han vuelto ahora producto de comida entre jóvenes ante el mito de que tiene un sabor a fruta.

 

Por ello, la broma de su consumo, que no es nuevo, se ha viralizado y resurgido para crear una serie de recetas de cocina y retos para comer esta “fruta prohibida”.

 

De hecho, el departamento de policía de Kansas tuvo que publicar a través de sus redes sociales un mensaje en el que aparece que aunque es imposible, debe recomendar a los jóvenes que no consuman estas cápsulas.

 

"¿Cómo es posible que en 2018 tengamos que advertir a las personas que no coman detergente?, OK, aquí va: Chicos, no coman detergente. Tampoco fumen metanfetaminas", es el mensaje que lanzaron en Twitter.

 

De acuerdo con médicos toxicólogos, el consumo de estas sustancias, sea masticado o tragado, puede causar varios daños irreversibles por su contenido en cloro, fósforo y químicos agresivos, como complicaciones en labios y esófago, mientras que la membrana sintética que tienen y se disuelve en la lavadora, podría causar un choque del sistema nervioso central.

 

En 2017 hubo cuando menos 10,000 casos de envenenamiento en Estados Unidos por detergente, pero con menores de cinco años, que hasta cierto punto es entendible su curiosidad, consumada ante la falta de cuidado de sus padres.

 

Incluso, la marca Tide tuvo que buscar al ala cerrada de los Patriotas de Nueva Inglaterra de la NFL, Rob Gronkowsky, para que diera un mensaje a los jóvenes y no comieran estas cápsulas.

 

En el video publicado en Twitter, la marca pregunta al jugador si era una buena idea comer cápsulas de detergente y él contesta tajantemente que no, bajo ninguna circunstancia, ni siquiera como broma. De igual modo deja en claro que las cápsulas no deben usarse para otro fin que no fueran las de lavandería.