Indice Político

El principio del fin de la pandilla atracomulca

Francisco Rodríguez

Cuenta Justo Sierra, El Maestro de América, que Porfirio Díaz en sus momentos de fanfarrón, dueño del poder de matar absoluto, comentaba a sus amigos: me duele Zacatecas, Veracruz, Nuevo León, Chiapas... y, al mismo tiempo, se tocaba diversas partes del cuerpo. En realidad, le aquejaban las dolencias de octogenario, el nervio ciático, las reumas intermitentes y los saldos de viejas enfermedades no resueltas a partir de sus andanzas en las fajinas soldadescas.

 

El círculo íntimo del dictador festejaba la ocurrencia, con la que daba salida a los eternos problemas de gobierno, en un país violentado y sometido a base de bayoneta calada y fuego permanente. Obediencia absoluta de los contrarios y masacre a los soliviantados. Cárcel y hambre para la inmensa mayoría.

 

Las dolencias y la absoluta seguridad de que, sin ellos, el pueblo quedaría huérfano de orden y progreso son los síntomas de todos los dictadores y de los embriones de autócratas. Francisco Franco, sobando en el buro el brazo incorrupto de Santa Teresa de Ávila, que conservaba en alcohol, juraba no abandonar España hasta acabar con todo vestigio de protesta..y de sus dolencias.

 

Que Meade está en un alarido por la corrupción priísta

 

Cuando Meade, el Breve, ese proyecto de fanfarrón expresó en un mitin de acarreados en el puerto de Veracruz sus dolores sobre la corrupción, las "traiciones al Partido" de Duarte Ochoa, los ataques de los habilones de Peña Nieto que han desprestigiado a los priístas, los jarochos lo interpretaron como una burla de pésimo gusto.

 

Porque todo mundo sabe que la campañita desangelada del obtuso jamás prenderá, con ese tipo y sin dinero, cual dijera Pedrito Rico. La emoción social y la sinceridad del tecnócrata panista calderonista habilitado y revestido de tricolor, brillan por su ausencia. Sólo repite los retintines de los mexiquitas. Habrá que ver todavía hasta dónde calaron en Los Pinos esas "atrevidas" arengas de Meade, sentenciado a no salirse del guión, so pena de ajusticiamientos verbales y amenazas de todo tipo.

 

Fueron las cláusulas del contrato de elección para ser candidato. Las mismas que en su momento suscribieron Borge, Granier, Yarrington, Hernández, César Duarte, Astudillo, Velasco Coello, Rodrigo Medina, Aristóteles Sandoval, Alejandro Moreno, Roberto Sandoval, Alejandro Murat y quien usted alcance a recordar, todos ellos, "la nueva sangre del establo priísta", corrupta hasta la médula, complicitada en todos los negocios con Peñita, Videgaray, Meade Kuribreña y los próceres de huarache del elenco nacional.

 

Meade presiona en estados para obtener fiscales a modo

 

La mofa, el bulo que faltaba: "me duele la corrupción", mientras bajo el agua va a los estados a presionar a ‎sus jefes políticos para que aprueben las ternas del fiscal anticorrupción que proponga Peña Nieto. Una manera bufa de pretender impunidad e inmunidad para los próximos doce años, cuando quieran irse de rositas a disfrutar el asalto al pueblo de México. 

 

‎Le duele la corrupción, cuando ella y la rapiña obsesiva han sido la causa de la balcanización económica, social, cultural y política del territorio nacional, hoy dividido en franjas irreconciliables que pueden voltearles el chirrión por el palito en la elección presidencial.

Entidades en el hambre y la miseria absoluta, estados en el sureste como Campeche y Tabasco, con un índice de crecimiento de menos diez por ciento del producto bruto, Chiapas y Oaxaca en un predicamento, Guerrero entre otros, en guerra civil. Y en el norte, arriba de Aguascalientes...

 

... estados que registran más del diez por ciento de crecimiento, gracias a los ‎incentivos selectivos de la pandilla en busca del moche industrial y maquilador de las empresas extranjeras, a las que se les obsequia todo, tierra, exenciones fiscales, donativos, gracias y agua popular a cambio de míseros salarios y desprecio al talento obrero.

 

La balcanización ya es un hecho en el país

 

‎Balcanización política que logra destazar de nueva cuenta a Chiapas, por la urgencia de El Niño ñoño Nuño de imponer a Albores Gleason, el hijín de El Croquetas, en lugar de respetar el derecho del infame Verde coaligado en campaña, menos en el Estado de México, para consumar el fraude, el maquillado de los números y las cuentas electorales de siempre.

 

‎Balcanización política que logra, a querer o no, despertar muchas conciencias, antes obnubiladas por el marketing oficial, como esa escena del recibimiento tumultuario al candidato de Morena en el seno del Tec de Monterrey, cuyos fundadores soñaron en producir en el futuro un Presiente adecuado a sus necesidades empresariales.

 

Balcanización económica y política que ha logrado hacer coincidir el talento y la imaginación de investigadores, analistas, académicos e intelectuales de renombre para coincidir en el apoyo a todos los opositores, siempre y cuando ofrezcan no regresar al pasado priísta, una noche aciaga que suena a réquiem.

 

Esas multitudes chiapanecas, esos apoyos en el Tec de Monterrey, ya los quisiera el imposible Meade para una tarde de domingo, y hasta para un cierre de campaña. En el contraste, el candidato oficial ofrece reuniones domingueras, como las de Cancún,‎ con dos docenas de solitarios asistentes al mitin cumbre del candidote del Virrey Videgaray. 

 

Camarilla de rateros y vendepatrias decididos a arrasar al país

 

Son las señales indudables del fin del principio, como bautizó Churchill al avance normando de los aliados en la segunda Guerra, o del principio del fin, cuando criticó el levantamiento de la cortina de hierro en los países hoy balcanizados. Como se lea, ha llegado el momento para los priístas de emprender las de Villadiego. Aquí ya no cabe un loco más.

 

El principio del fin para una camarilla de rateros y vendepatrias decididos desde el principio a arrasar al país, su economía, su política, su sociedad, su cultura y sus costumbres ancestrales de honradez y dignidad. El principio del fin de una pandilla de bandoleros que entregaron la soberanía al peor postor: los eternos verdugos de la patria.

 

Su rendición incondicional se dará el próximo 1 de julio

 

‎Corrupción endémica que se enraíza en el ideario antipopular de Carlos Hank González, el valido de Isidro Fabela, y en el decálogo del prestanombres Baillères y protegidos Aspe, Gil Díaz, Videgaray, Meade, íconos del priitamismo en busca de indios, tierras, petróleo, bosques, minas, agua y sangre qué ofrecer al patrón gabacho.

 

‎Los mexicanos bien nacidos y con dos dedos de frente los esperan en la batalla de las urnas el próximo primero de julio para presentarlos a firma su pliego de rendición incondicional, su ajuste al juicio popular, la sentencia urgente y oportuna que debe darse a los traidores priitamitas.

 

Todos somos parte del Jurado. Porque, en efecto: ¡No pasarán!

 

‎¿Usted, amigo elector, acepta ser parte de él?