FIC Silente, el séptimo arte en su estado primigenio

 
Jaime López

El séptimo arte en su estado primigenio, en el que los diálogos no tienen cabida y la importancia del lenguaje visual se potencia al máximo. De esto y más va la filmografía muda, la cual representa la materia prima de análisis y disfrute del Festival Internacional de Cine Silente (FIC Silente), que esta semana será proyectado en la Angelópolis.

 

En entrevista con Imagen Poblana, Enrique Ceballos, director del festival, explicó que uno de los propósitos fundamentales del cine mudo es recordar a los realizadores contemporáneos las formas básicas para contar las historias, así como para generar una identidad cultural o cuestionar y reinventar la ya existente.

 

Asimismo, precisó que el Festival Internacional de Cine Silente pretende "poner en el mapa" al cine mudo del continente americano, en tanto que destacó que dicho certamen es el único especializado por completo en cine mudo, más allá de las proyecciones ocasionales en otros festivales nacionales.

 

Solo 2% del cine mudo inicial es preservado

 

Según el entrevistado, el régimen de Porfirio Díaz y el episodio histórico de la Revolución Mexicana conforman los antecedentes y los ejemplos principales del cine mudo en nuestro país, mientras que "Tepeyac", "El tren fantasma", "El puño de hierro" y "El automóvil gris" son el cuarteto de títulos más representativo y sobreviviente de ese cine.

 

Resaltó que desafortunadamente en México solo se conserva el 2 por ciento de todas las producciones no dialogadas hechas en las primeras tres décadas del siglo XX.

 

“Desafortunadamente, a nivel mundial, citando a Aurelio de los Reyes (investigador nacional) o a Guadalupe Ferrer de la Filmoteca UNAM, solo sobrevive el dos por ciento del cine mudo que se produjo en las primeras dos, tres décadas del siglo XX”, apuntó.

 

Las causas del poco acervo fílmico silente nacional las atribuyó a la falta de conocimiento de los creadores de ese tiempo para preservar las cintas, así como que los cineastas trabajaban con papel celuloide, cuyas características naturales (ser flamable) no se prestaban para resistir el paso del tiempo u otras condiciones naturales poco favorables. 

 

¿Quiénes fueron los protagonistas de la cinematografía silente nacional?

 

El director del Festival Internacional de Cine Silente aseguró que pese a que ciertos comediantes o intérpretes se esforzaron por posicionarse como el Chales Chaplin del séptimo arte nacional, nadie lo igualó.

 

En ese sentido, mencionó que los mayores protagonistas de la filmografía muda de nuestro país fueron Pancho Villa, Emiliano Zapara o hasta el ya mencionado Porfirio Díaz.

 

Por otra parte, el también analista cinematográfico señaló que una película muda no necesariamente es más económica o gasta menos recursos que una hecha con sonido y diálogos, pues eso dependerá del tipo de producción.

 

“Definitivamente, depende de la producción, pero sabemos que llegan a ser formas básicas en cuanto a encuadres, en cuanto a emplazamientos de cámara, ángulos, la actuación; es un experimento importante que todo realizador debería hacer, arriesgarse a trabajar el cine de los primeros tiempos o la estética de los primeros tiempos”, dijo.

 

Lo imperdible del FIC Silente

 

De las conferencias magistrales que tendrá el Coloquio Internacional de Cine Silente destaca la del pianista José María Serralde, a efectuarse el 16 de febrero en Casa Presno del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la BUAP.

 

Dicho músico se ha presentado en diversos foros de Latinoamérica y Europa, además de que ha sido reconocido por la Cineteca Nacional.

 

También resalta la ponencia sobre "Eisenstein (realizador ruso considerado el padre del montaje contemporáneo) en México" que impartirá el investigador Aurelio de los Reyes, quien es considerado el iniciador de la historiografía sobre el cine mudo nacional. Se presentará también el 16 de febrero, a las 16 horas, en el Auditorio de la Casa Presno.

 

En tanto que de la Selección Oficial, que podrá disfrutarse el sábado 17 de febrero en el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, llama la atención "La condena", de Marc Nadal, un cortometraje español que retrata el desahucio sufrido por dos adultos mayores, y el cual se antoja como una radiografía dolorosa de la desesperanza humana.

 

Mientras que del género animado, la estética y argumento de "Round trip: Mary", de Macedonia, se perciben muy interesantes toda vez que la historia sigue a un vaquero que por primera vez visita un cine.

 

Igualmente, el largometraje "Un viaje" del español José P.C. promete conectar al espectador con el medioambiente, con el lenguaje de la naturaleza. Esta película se proyectará en 14 de febrero, a las 19 horas, en el edificio Alfonso Vélez Pliego.