Usted está aquí

Foto: 
Xinhua
Xinhua

El Real Madrid afronta hoy su partido de octavos de final de Champions ante el PSG en el Santiago Bernabéu en su última oportunidad de salvar una nefasta temporada, donde está a 16 puntos del Barcelona en la Liga y eliminado de la Copa del Rey, en un partido, considerado como una final anticipada, en la que Ronaldo tendrá enfrente a los Cavani, Mbappé o al ya consagrado Neymar.

 

El técnico Zidane lo tiene claro y afirma que no pretende "cambiar lo que pueda opinar la gente de nosotros. Intento trabajar al máximo y disfrutar con lo que hago, porque es mi pasión, pero no tengo que demostrar nada. Me interesa hacer un gran partido y no lo que se pueda decir sobre mí o sobre el equipo".

 

El entrenador madridista no se plantea dónde estará la próxima temporada sino solo preparar el partido de hoy, y ante los medios de prensa señaló que no piensa "en el futuro, solo en lo que puedo controlar y eso es lo que vamos a hacer en este gran partido. Cada día es importante. Ahora mismo no siento ninguna presión en particular, solo felicidad por poder estar en este tipo de partidos. No es una final para mí".

 

Zidane dejó claro que si la BBC (Bale, Benzema y Cristiano) está bien, jugará, y explicó que no es negociable. "Me interesa ver a mi equipo, hoy. Todos están metidos en el partido. No es importante cómo vamos a jugar, el dibujo. Lo importante es lo que vamos a hacer, lo que queremos hacer".

 

Por su parte, el defensa Marcelo señala estar comprometido con Zidane, ante el partido del año contra el PSG y añade que lleva "11 años aquí y nunca nada ha sido fácil", mostrándose convencido de superar la eliminatoria.

 

El brasileño, uno de los capitanes del Real Madrid, se mostró moderadamente optimista en la previa del primer asalto de octavos de final de la Liga de Campeones que su equipo disputa hoy en el estadio madrileño.

 

Por otra parte, el brasileño Neymar pisará por primera vez el Santiago Bernabéu tras su polémica salida del Barcelona, y llega a Madrid con un sueño cada vez  más posible, según la prensa española, de jugar la próxima temporada en el equipo blanco sabiendo que no está al cien por cien satisfecho de su estancia en el conjunto galo.

 

El jugador brasileño es la estrella del PSG, el mejor pagado tras Leo Messi con más de 40 millones anuales, y quiere ser el primero en alcanzar el número uno mundial pero ve que en el equipo francés hay menos posibilidades, dicen los medios deportivos españoles.

 

Previo al partido de hoy, al menos 50.000 internautas han opinado en el diario deportivo Marca, que Zidane debería poner a Isco antes que a Benzema, una polémica que ha incomodado al técnico francés viendo el flojo rendimiento del delantero galo, aunque es casi seguro que el centrocampista madridista juegue ya en la segunda parte.

 

En definitiva, un buen partido de fútbol, donde los dos equipos se reparten al 50 por ciento su calidad de favoritismo, donde cada equipo tiene sus posibilidades de clasificarse y cualquier mínimo detalle futbolístico o cualquier mínimo error puede costar la clasificación, en unos octavos de final en el que el Real Madrid quiere salvar la temporada y los franceses aspiran a ganar su primera Champions.