Pasar al contenido principal

La entierran viva y muere tras 11 días intentando salir del ataúd

El pasado mes, fue sepultada Rosangela Almeida dos Santos, quien falleció tras sufrir un shock séptico y dos paros cardiacos en el Hospital do Oeste en Barreiras, Brasil. Debido a irregularidades en su tumba, el cuerpo de la mujer fue exhumado, comprobando que no estaba muerta al momento de ser sepultada.

 

Al abrir el féretro, la policía encontró las manos de Rosangela heridas, como si hubiera querido abrir la caja, confirmando la teoría de vecinos del panteón, quienes escucharon gritos y golpes en la tumba.

 

“Cuando llegué justo en frente de la tumba, escuché golpes desde adentro. Pensé que los niños que jugaban en el cementerio me estaban jugando una broma. Luego escuché otros dos gemidos y finalmente la voz se calló”, declaró un residente de la zona a los medios locales. 

 

Germana de Almeida, madre de la fallecida, aseguró que el cuerpo de su hija no tenía lesiones antes de ser sepultada.

 

“Trató de abrir la tapa, incluso se notaba que había intentado clavar las uñas. Sus manos estaban heridas como si hubiera estado tratando de salir”, declaró la mujer, de 66 años, quien denunció el incidente, pues está segura que su hija fue declarada muerta por error.

 

El reporte médico indica que Rosangela Almeida dos Santos, de 37 años, ingería medicamentos anticonvulsivos, pues padecía desmayos desde su infancia, informó ABC.

 

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO