Convenios con fuerzas armadas, logros geoestratégicos y económicos de Gali

Foto: 
Ángel Trinidad
 
Jaime López

Con el convenio firmado este día entre el gobernador Tony Gali y la Secretaría de Marina (SEMAR), así como el celebrado el año pasado con la Secretaría de la Defensa Nacional (para erigir una base militar en la zona conocida como La Célula), se refrenda la posición de Puebla como enclave estratégico para la industria militar nacional.

 

Ambos acuerdos constituyen un impulso del gobernador al desarrollo económico de la entidad, específicamente de dos municipios: San José Chiapa y Oriental, pues habrá una importante actividad y derrama económica gracias a servicios y proveedores que, producto de esos convenios, llegarán a las poblaciones mencionadas.

 

En el caso del convenio signado con la SEMAR, se desarrollará una infraestructura naval de vanguardia, que servirá, entre otras cosas, para velar por la seguridad de la población en caso de un desastre o fenómeno natural, según informó esta tarde el gobernador Tony Gali.

 

"En un futuro, se erigirá la infraestructura complementaria que permita elevar la funcionalidad de los marinos navales en sus diversas tareas encaminadas a la seguridad de los mexicanos y a la atención de los desastres naturales. Con el establecimiento se fortalece un polo muy importante para la economía de la entidad y para la región centro, sur y sureste del país", dijo.

 

Igualmente, el acuerdo funcionará para potencializar la economía en San José Chiapa, lo cual sin lugar a dudas complementará el polo financiero generado con el arribo de la famosa empresa automotriz Audi a ese mismo municipio.

 

Pasando al acuerdo firmado el año pasado con la Secretaría de la Defensa Nacional, considerado como uno de los más importantes de la gestión de Tony Gali,  el "elefante blanco" heredado por el marinismo, La Célula, fue recuperado para reconocer a las Fuerzas Armadas del país, así como para reforzar la seguridad en Puebla.

 

Tampoco hay que olvidar que dicho acuerdo tendrá una importante inversión en la entidad, cercana a los mil millones de pesos en su primera etapa. También tendrá una creación sin igual de fuentes laborales: cinco mil empleos temporales, más otros doce mil cuando se concluya el proyecto.

 

Aunado a ello, se prevé que llegarán a la región familias de cuatro mil militares, lo que, en palabras del gobernador Tony Gali, permitirá mantener un importante desarrollo económico durante mínimo 50 años.

 

En conclusión, Puebla se ha convertido con dichos convenios es un punto estratégico para la industria militar nacional y las labores de gran relevancia que emprenden las fuerzas armadas del país.

 

De esa manera, herencias malditas de la administración marinista son reinvidicadas y aprovechadas por Gali Fayad, para el beneficio de miles de familias, tanto de civiles como de la milicia. Todo con el objeto de reposicionar a Puebla como puente de unión entre el norte y sur, entre estos y la capital, como la zona estratégica del país que ha sido desde tiempos coloniales.