Imagen Económica

Estados Unidos exige a México subir salarios

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

En el marco de la discusión para reformar el Tratado de Libre de Comercio (TLCAN) se encuentran varios temas atorados, uno de los más importantes es el relacionado con el sector automotriz. En este rubro existe una condicionante que se llama “Reglas de origen” que indican que el 85% de las partes ensambladas de un automóvil en México debe provenir de los tres países (Canadá, Estados Unidos o México); Estados Unidos ha presionado para qué de ese porcentaje, el 50% sea de origen estadounidense.

 

Lo anterior pone en desventaja a las industrias de Canadá y México. Sin embargo, Canadá y Estados Unidos parecen coincidir entre sí para presionar a México. El problema que ven ambos países es una competencia desleal por parte de nuestro país. ¿Por qué las grandes empresas prefieren trasladar sus plantas industriales a México y no quedarse en Canadá o Estados Unidos? La respuesta es simple: Fuerza de trabajo barata. Los salarios en México son los más bajos de todo el continente.

 

Como se han estancado las negociaciones y a los tres países les urge llegar a un acuerdo (porque en los tres países habrá elecciones), Donald Trump dijo la semana pasada que está dispuesto a ceder sobre las reglas de origen a cambio de que México suba el salario de los obreros a 15 dólares por hora. Esto significa que el salario sería de 2,200 pesos diarios o 66 mil pesos mensuales. La representante comercial de Canadá, Crystia Freeland parecía estar de acuerdo en homologar el salario de los tres países para evitar fugas de capital hacia México.

 

Aunque no hay una fecha para que Ildefonso Guajardo, representante de nuestro país, responda a esta propuesta, Robert Lighthizer, representante estadounidense, está presionando para que el acuerdo se alcance antes del 1º de mayo, fecha en que concluye el periodo de exención que Estados Unidos concedió a México para no cobrarle aranceles por las exportaciones de acero.

 

Y es que el salario en nuestro país ha caído drásticamente sobre todo a partir de la aplicación de las políticas neoliberales en 1982 y el actual sexenio no es la excepción, además que el obrero calificado de la industria automotriz no es el sector más afectado. Aunque parezca paradójico las peores condiciones de empleo en nuestro país las tienen los trabajadores con un mayor nivel de estudios. En la gráfica 1 se puede observar como el 46% de los universitarios se encuentran desempleados; de 2005 a 2017 la situación empeoró y el desempleo subió alrededor de 14 puntos. En algunos estados el desempleo es más alto, por ejemplo, en Chiapas y Puebla los universitarios desempleados llegan al 60%.

 

Elaboración propia con datos de ENOE (INEGI, 2017)

 

El desempleo de los recursos humanos altamente formados también puede explicarse a partir de lo que sucede en el sector automotriz. Las grandes empresas ocupan nuestro país sólo para ensamblar, es decir, las tareas más intensivas en trabajo, mientras que el diseño, la innovación y la tecnología (tareas intensivas en capital) las realizan en sus países de origen, provocando que no se generen plazas para trabajadores universitarios, solamente puestos que requieren baja formación.

 

A la par que el desempleo ha aumentado, los puestos con salarios altos han disminuido. El INEGI clasifica a la Población Económicamente Activa Ocupada (PEA-O) de acuerdo a su nivel de ingreso desde menos de un salario mínimo, hasta más de 5 salarios mínimos. Pues bien, el porcentaje de PEA-O que gana más de 5 salarios ($13,200 mensuales) pasó de ser el 12% en 2005 al 4.8% en 2017. En Puebla sólo el 2.5% de los trabajadores gana más de 13,200 pesos al mes.

 

Es lamentable la situación laboral y más lamentable que tengan que ser gobiernos extranjeros los que reivindiquen estas condiciones, no por interés en los trabajadores mexicanos, sino por motivos de geopolítica comercial. Es lamentable también que a los gobiernos neoliberales no les interese una verdadera articulación entre Educación y Trabajo, pues es una palanca poderosa para sacar al país de la pobreza y la estamos desperdiciando.

 

*Profesor-Investigador Facultad de Negocios Universidad La Salle México

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

 

Twitter: @BandalaCarlos