Pasar al contenido principal

AMLO y Espino: hace 13 años eran archienemigos, hoy están en el mismo proyecto

La organización civil Movimiento Ruta 5, liderada por el ultraderechista y expresidente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos, anunció que apoyará durante estas elecciones a Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena.

 

Ello, de acuerdo con el expanista, representará para el abanderado de Morena y la coalición “Juntos Haremos Historia” alrededor de 800,000 votos hacia las próximas elecciones del 1 de julio.

 

Para nadie es un secreto que Espino Barrientos desde que abandonó las filas del panismo hace ya varios años tras pelearse con la dirigencia de Gustavo Madero ha jugado con varios flancos, como en 2012 cuando dijo apoyar al ahora presidente Enrique Peña Nieto, nominado por el PRI.

 

Manuel Espino es una de las figuras de ultraderecha más arraigadas en México. Se encargó de llevar las riendas del PAN cuando el mandatario federal era Vicente Fox Quesada, y desde su cargo se encargó de darle todo el poder fáctico y económico al blanquiazul para mantener Los Pinos un año más.

 

Además, atacó en su momento a capa y espada a Andrés Manuel López Obrador cuando éste era jefe de Gobierno de la Ciudad de México y donde tuvieron enormes desencuentros, en especial con los ataques del hoy candidato contra Fox Quesada y el gobierno federal.

 

“Hemos decidido a quien consideramos la mejor persona para que nos gobierne durante seis años. Lo decidimos juntos. Confieso que me invaden sentimientos encontrados, porque tengo en mi corazón recuerdos, ideas, conceptos que emocionalmente me dificultan abrazar una decisión como la que hemos tomado, pero hacer nuestra parte para llevar a López Obrador a la Presidencia, es el más importante de mis compromisos”, fue la declaración de Manuel Espino tras la decisión de sus más de mil 200 agremiados.

 

Aunque el yunquista defendió que la decisión fue tomada por los integrantes de Ruta 5, que en gran mayoría decidieron respaldar al tabasqueño, el giro de la vida política de Espino también puede entenderse como un intento desesperado por alcanzar de nuevo las esferas de poder más altas en algún momento tuvo una de las posiciones más privilegiadas y que el peñanietismo no le dio.

 

Para nadie es un secreto que el derechista salió con un enorme rencor contra muchos de los ahora integrantes de segunda línea del PAN, como Gustavo Madero, Santiago Creel y Ernesto Cordero, y esto también motiva a que su grupo, aunque sea pequeño, le reste votos y quite adeptos a Ricardo Anaya.

 

Por el otro lado, el equipo de Andrés Manuel adoptará la misma política que ha seguido con la que ha sumado a expanistas y expriistas a su campaña: la de hacer oídos sordos y tener puertas abiertas para recibir cualquier apoyo que sea benéfico para llegar a los Pinos.

 

Al final, más allá de la decisión de los integrantes de Ruta 5, está sobre la mesa la capacidad de reintegrar a Manuel Espino a una posición donde tenga un poco más de injerencia, por lo que también se ha manejado que el expanista recibiría una diputación federal por la vía plurinominal bajo el pretexto de que es un buen perfil para sumar al proyecto de Andrés Manuel López Obrador.

 

Por otro lado, también tendrá la posibilidad de colocar una persona de su confianza en una candidatura para la alcaldía del Estado de México, particularmente en la zona limítrofe con el oriente de la Ciudad de México, uno de los puntos de mayor plusvalía en todo el país.

 

Sin duda las negociaciones que plancharon esta alianza trascienden cualquier tipo de crítica y ayuda en el proyecto lopezobradorista, ya que se ha demostrado que los discursos desde las trincheras del PAN y el PRI de criticar al candidato puntero en las encuestas por incluir a gente con la que antes tuvo divisiones no caben y, peor aún, ya no son efectivas para restarle votos entre el electorado.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO