Campañas políticas, de la mano con la guerra sucia

Foto: 
Twitter
 
Alberto Ramírez

Las campañas políticas en México siempre vienen de la mano de la llamada “guerra sucia”, que busca influenciar en el ánimo del electorado, ya sea a favor o en contra de determinado candidato. La guerra sucia tiene varias aristas sobre sus alcances y la veracidad de lo que se dice; por un lado, se trata de difamar y manipular la información; por el otro, hay difusión audios y videos que no hay duda en cuanto a la veracidad de los mismos; sin embargo, son utilizados para el mismo fin.

 

La guerra sucia en México está divida por una línea tan delgada entre lo verdadero y lo falso, pero el fin sigue siendo el mismo: dañar la reputación o la imagen del candidato en la mira.

 

Puebla en este proceso no está exento de esta práctica que se ha hecho tan común en estos tiempos electorales; Martha Erika Alonso, Luis Miguel Barbosa y Enrique Doger han sido “víctimas” de esta guerra sucia.

 

En los primeros meses del 2018, la expanista Violeta Lagunes Viveros emprendió una campaña en contra de la candidata de la coalición Por Puebla al Frente, Martha Erika Alonso, utilizando supuestas acusaciones en contra de su esposo Rafael Moreno Valle.

 

En febrero, Lagunes Viveros (en ese entonces precandidata de Morena) acusó a Moreno Valle de ser cómplice de Juan Melquiades Vergara Fernández, ex secretario de Finanzas de Quintana Roo, quien fue detenido por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita y que logró su liberación a las pocas horas.

 

Violeta Lagunes arremetió en contra de todo el morenovallismo, asegurando que contaba con pruebas para actuar en consecuencia; sin embargo, al parecer todo quedó en un amago, ya que la ahora exdiputada por el blanquiazul quedó fuera de la escena política y nada de sus acusaciones prosperó.

 

A finales de enero, cientos de poblanos manifestaban a través de las redes sociales haber sido contactados vía telefónica con una grabación que advertía que Andrés Manuel López Obrador “es un peligro para México”, ya que de ganar la elección se llevaría el petróleo mexicano a países como Rusia y Venezuela.

 

Las llamadas provenían del número telefónico 2227778907 y la grabación aseguraba también que la campaña presidencial de Morena era financiada con recursos de procedencia rusa.

 

Ahora en abril, el candidato a la gubernatura Luis Miguel Barbosa y el dirigente estatal de Morena, Gabriel Biestro, acusaron a Rafael Moreno Valle de orquestar una guerra sucia en su contra, tras señalar que varios usuarios de redes sociales denunciaron nuevamente haber recibido llamadas telefónicas de un número, presuntamente brasileño, en el que advertían que Morena significa un riesgo, ya que postula como candidatos a expriístas como Nancy de la Sierra.

 

Ambos morenistas aseguraron a través de un video difundido en sus redes sociales que la campaña negra de Moreno Valle había iniciado y se declaraban listos para soportar todo.

 

En enero, se filtraron dos audios en contra de Enrique Doger Guerrero, en el primero se evidenciaba la alianza entre el candidato del PRI al Gobierno del Estado y la embajadora de México en Colombia, Blanca Alcalá Ruiz. La finalidad del mensaje era debilitar esta supuesta alianza.

 

En el segundo audio, se pone de manifiesto el apoyo recibido por Doger Guerrero de parte de Javier Duarte y Fidel Herrera, en el 2016, cuando aspiraba a ser el candidato del PRI a la gubernatura y que a la postre fue para Blanca Alcalá Ruiz.