Pasar al contenido principal

Comerciantes establecidos van a la calle para competir con ambulantes

En 1986, el Ayuntamiento encabezado por el alcalde Jorge Murad logró la desconcentración comercial al desalojar a cientos de vendedores de un monumento construido en la era del porfiriato, el Mercado La Victoria.

 

Tras permanecer 8 años cerrado, en el 94 fue dado en comodato a la Fundación Amparo, con el fin de protegerlo y restaurarlo, para el desarrollo de la actividad comercial y artesanal de la ciudad.

 

Sin embargo, el ambulantaje ha hecho de este lugar nuevamente su centro de operaciones, por lo que muchos locatarios se han visto en la necesidad de sacar su mercancía a las calles, con la finalidad de atraer a los clientes.

 

Tomando en consideración la diferencia de los precios que se ofrecen de productos similares en las calles, los dueños de los negocios establecidos han tenido que recurrir también al ambulantaje, en busca de incrementar sus ingresos y mantener su planta laboral.

 

Imagen Poblana hizo un recorrido por este lugar, ahora bautizado como Centro Comercial La Victoria, donde pudimos ser testigos cómo tiendas de calzado, ropa interior, disfraces, artículos de ferretería y ropa han tenido que “extender” su piso de venta hasta las calles, en busca de una mayor captura de clientes.

 

Es muy común encontrarse calzado para toda la familia en la calle con precios que van de los 250 hasta los 350 pesos, “supuestamente” clonados de marcas originales, pero pasos más adelante, sobre la misma acera, sin necesidad de ingresar a uno de estos comercios, aparentemente el mismo calzado, modelo y marca tiene un costo de $800 y con promoción en $599.

 

Un vendedor platicó con Imagen Poblana y aseguró que sus ventas han bajado hasta en un 30 por ciento en época fuerte (inicio a clases y fin de año), por lo que se han visto en la necesidad de salir a las calles en busca de clientes.

 

“Sí hay una diferencia de precios, pero la calidad es lo que distingue a uno de otros; sé que hay mucha necesidad económica, pero unos tenis que te valen 250 pesos te pueden durar 2 o 3 meses, además de que corres el riesgo que te generen hongo y te huelan los pies”.

 

En las calles, dentro del comercio informal es posible encontrar ropa interior en 50 pesos por 3 piezas (camisetas y calcetas), mientras que en los comercios establecidos que han decidido salir a las calles a ofertar sus productos los venden en 25 pesos la pieza.

 

Al respecto, una de las vendedoras opinó lo mismo: son idénticas a la vista, incluso hasta en la marca, “pero la diferencia es el material del que están hechos, las mías son de algodón y la de ellos contiene la mitad de algodón y la mitad de poliéster”.

 

La realidad es que la competencia desleal se hace presente en estas calles, como señala uno de los propietarios de locales en este centro comercial.

 

“Tenemos que salir a las calles a ganarle a los ambulantes, el gobierno municipal no hace su parte, tenemos nosotros que buscar cómo no hundirnos, tenemos que salir a ganar los clientes y mostrarles que son lo mismo (los artículos), pero no es igual en calidad, no hay más que salir a competir”.

 

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO