Beber más de cinco vasos de alcohol por semana acortaría la vida

 
Notimex

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, indicó que beber más de cinco vasos de alcohol a la semana reduce la expectativa de vida.

 

El estudio muestra que beber más alcohol se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, aneurisma fatal, insuficiencia cardíaca y muerte.

 

De acuerdo con un comunicado de la Institución, los autores del estudio comentaron que sus hallazgos desafían la creencia generalizada de que el consumo moderado de alcohol es beneficioso para la salud cardiovascular.

 

Los investigadores compararon los hábitos de salud y consumo de alcohol de más de 600 mil personas en 19 países en todo el mundo, dentro de los mismos, controlaron la edad, el tabaquismo, el historial de diabetes, el nivel de educación y la ocupación.

 

Los especialistas indicaron que el límite superior seguro de consumo de alcohol fue de aproximadamente cinco bebidas por semana (100g de alcohol puro, 12.5 unidades o un poco más de cinco vasos de cerveza alcohol por volumen –ABV- al 4 por ciento o cinco vasos de 175 ml de vino ABV al 13 por ciento).

 

Sin embargo, beber por encima de este límite se relacionó con una menor esperanza de vida; por ejemplo, tener 10 o más tragos por semana se relacionó con una expectativa de vida más corta de uno o dos años y tener 18 bebidas o más por semana se relacionó con una expectativa de vida de cuatro a cinco años más corta.

 

La investigación respalda las directrices recientemente reducidas del Reino Unido, que a partir de 2016 recomiendan que los hombres y las mujeres no beban más de 14 unidades de alcohol por semana, lo cual equivale a alrededor de seis vasos de cerveza o seis copas de vino a la semana (vaso de 500 ml).

 

Sin embargo, el estudio tiene implicaciones para los países de todo el mundo, donde las pautas sobre el alcohol varían de forma sustancial.

 

Los investigadores también analizaron la asociación entre el consumo de alcohol y diferentes tipos de enfermedades cardiovasculares y determinaron que el consumo de dicha bebida se relacionó con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca, aneurismas aórticos fatales, enfermedad hipertensiva fatal e insuficiencia cardíaca.