Sin ninguna restricción, ambulantes ya venden gas pimienta y “toques”

Foto: 
Enfoque
 
Alberto Ramírez

Apenas se dio la legalización del uso de gas pimienta y armas electrónicas como medios de defensa personal, pero en las calles del Centro Histórico ya es posible adquirir estos productos sin restricción alguna.

 

El pasado viernes, el Congreso del Estado aprobó la legalización del uso de gas pimienta e inmovilizadores eléctricos, tras la iniciativa presentada por el ejecutivo del Estado, que permite portar rociadores, espolveadores, gasificadores, dosificadores o análogos, de agresivos químicos, así como armas electrónicas que solo produzcan efectos pasajeros en el organismo y no provoque la pérdida del conocimiento o ponga en riesgo la vida.

 

Imagen Poblana hizo un recorrido por calles en donde el ambulantaje tiene sus dominios y fue precisamente en la 12 poniente, en uno de estos puestos, donde es posible comprar el gas pimienta en 100 y 130 pesos, de acuerdo con el tamaño de la presentación.

 

De igual forma, los llamados taser, que es un arma de electroshock diseñada para incapacitar a una persona mediante descargas eléctricas (toques), ya son exhibidos en estos puestos informales sin ninguna restricción y la vista de todos. Por tan solo 600 pesos. es posible adquirir uno de estos artefactos.

 

Es de precisar que el vendedor no tiene ningún conocimiento en cuanto al uso de estos productos, ni de los alcances o afectaciones que pudiera tener una persona que es atacada con gas pimienta o con el taser.

 

Sin duda, la acción de vender estos productos de manera libre en calles, donde el índice de delincuencia va en aumento, podrían generar un efecto contrario, ya que al no haber restricciones en su oferta tanto ciudadanos como delincuentes podrán adquirirlos para su seguridad personal los primeros, y para cometer sus fechorías los segundos.

 

Esto se da después de que el pasado 19 de marzo de este año, el titular de la SSPTM, Manuel Alonso García, criminalizara a las mujeres que hicieran uso de gas pimienta para su defensa, asegurando que serían detenidas en caso de ser portadoras de este artefacto.

 

A partir de entonces, el funcionario municipal fue presa de una oleada de críticas, al grado de suspender su reunión con los medios de comunicación en la que daba a conocer los avances en materia de seguridad pública municipal.