“Una tontería”, acusar a Barbosa por ir a un cumpleaños: Armenta

Foto: 
Enfoque
 
Luis Alberto Cataño

Como una tontería, calificó Alejandro Armenta Mier, candidato al senado por Morena, la denuncia que hizo el PAN contra el abanderado a la gubernatura del partido vinotinto, Luis Miguel Barbosa Huerta, de posibles actos anticipados de campaña cuando acudió el 9 de abril a una comida de cumpleaños del también candidato morenista a diputado federal, Saúl Huerta.

 

De acuerdo con el contendiente a la Cámara Alta, la base de la denuncia resulta infundada porque el asistir a una comida no representa un acto anticipado de campaña, como aclara el PAN, y en realidad se trata de un ataque directo para frenar las aspiraciones y el camino de Morena en estas elecciones.

 

“El senador (Miguel Barbosa) se sabe defender, pero es resultado del cinismo y la complicidad, vamos a esperar a ver cómo reacciona el Instituto (Electoral del Estado) y si actúa con transparencia. El Instituto debe demostrar que no es parte del equipo de ellos (PAN)”, dijo a Imagen Poblana.

 

En ese sentido, refirió que el argumento para la denuncia presentada por el PAN es “una tontería” y no debería proceder, pero también reconoció que puede haber una sanción contra el candidato a la gubernatura, situación que además “es cinismo, corrupción y abuso de poder”.

 

Sobre si esta situación representa un acto indebido al asistir a la comida de cumpleaños, Armenta Mier señaló que no tendría por qué catalogarse como algo indebido, y las acusaciones nacen de un  “exceso” por parte de los panistas.

 

Durante la comida en la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacán, el propio Barbosa que asistió al cumpleaños de Saúl Huerta, candidato a diputado federal por el Distrito 11, hizo uso de la palabra para señalar que podría ser acusado de actos anticipados de campaña y que por eso prefería no dar ningún mensaje.

 

Incluso, se disculpó con los presentes y se dirigió a las cámaras de los celulares para enfatizar que no estaba en campaña y que solo asistió como acompañante a la comida, que al final se convirtió en mitin político y que fue boletinado por el propio Saúl Huerta para sus redes y comunicación social.