“Verdad o Reto”: el verdadero reto es atreverte a ver tan mala película

 
Luis Alberto Cataño

El cine de horror está vigente todo el año y no respeta una temporalidad definida. Igual lo encontramos en época navideña como en verano junto a los grandes estrenos. Incluso vemos cómo se atreven a estrenar una película de este género a unos cuantos días de la llegada de la tercera entrega de Avengers.

 

Pero eso no quiere decir que todas las películas sean buenas, al contrario, hay muchas que pasan desapercibidas por su baja calidad o por ser historias trilladas que poco impactan al público.

 

En cambio, otras son recordadas gracias a lo malas, inverosímiles y aburridas que son. Una que embona perfecto con todas estas características es “Verdad o Reto”.

 

Dicha película de horror, recientemente estrenada en cines nacionales, intenta seguir con el género del cine de terror en adolescentes, aquel que se volviera mundialmente famoso desde los años 90 con películas como “Sé lo que hicieron el verano pasado”.

 

Sin embargo, lo que trilladamente empieza con una borrachera en México, termina como una historia que no tiene pies ni cabeza.

 

La historia se basa en un grupo de amigos que viaja de Estados Unidos a México en búsqueda de un fin de semana de relajación y cerveza. En un día de fiesta, encuentran a un extraño que los invita a una casa abandonada, donde al cabo de unos minutos empiezan a jugar el clásico “Verdad o Reto”.

 

Es justo en ese momento cuando una maldición se adentra en los jóvenes que sin darse cuenta, están condenados a ser liquidados, aunque las muertes sean sumamente ilógicas.

 

A partir de ese momento, unas especies de ánimas de ellos mismos, pero con gestos grotescos, los retan a “Verdad o Reto”. Al descubrir que siempre que alguien pedía “reto” terminaba muerto, comienzan a elegir “verdad”; no obstante, el propio juego se encarga de arrastrarlos hasta las pruebas y morir en el intento.

 

Luego de varias muertes dentro del grupo de amigos, los jóvenes deciden regresar a México para investigar más sobre la maldición, pero solo se adentran más en el juego.

 

Lo que por un momento parecía un intento de comedia con tintes de horror, termina por ser una película que no tiene dirección alguna, ya que jamás se internan los espectadores en la trama de suspenso y terror, lo que provoca que esa misión del director de crear una cadena tipo “El Aro” o “REC” quede totalmente desvanecida. Es más, ni siquiera podría competir contra “Destino Fatal” en sus seis o siete entregas.

 

A esto se suma una serie de diálogos aburridos, chatos y poco creíbles, también ayudados por las malas actuaciones.

 

Del final no vale la pena hablar, lo único real en la película es que no a partir de cualquier idea que pase a los jóvenes se puede desarrollar una franquicia, pues para ello se necesita ingenio y un guión decente, cosa de la que carece “Verdad o Reto”.

 

Sin duda la veremos como una de las peores películas de este año.