Imagen Económica

200 años del camarada Marx, le siguen teniendo miedo

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

Nació en Tréveris, Alemania, un 5 de mayo de 1818. El más grande pensador de las Ciencias Sociales, junto con Weber y Durkheim es considerado el autor más trascendental para el desarrollo de la ciencia moderna y es además la figura de mayor influencia en el mundo después de Jesucristo. Es Carlos Marx, autor intelectual de la Revolución Rusa de 1917, de la resistencia del pueblo vietnamita; de la lucha anti-imperialista cubana; de los levantamientos armados y la guerrilla Latinoamericana; de las Repúblicas Populares de China y Corea y de un sinfín de organizaciones obreras, campesinas y estudiantiles que siguen el grito que lanzó: ¡Proletarios de todos los países, únanse!

 

¿Cuál es el legado del científico Marx?

 

Marx descubre las leyes específicas del modo de producción capitalista, pone al descubierto la explotación humana que permite la acumulación de capital y con ello el incremento en la desigualdad de ricos y pobres, por tanto, el capitalismo nunca tendrá rostro humano; revela este mundo como el “inmenso arsenal de mercancías”, donde el ser humano es subsumido al capital como una mercancía más. Expone de manera brillante el proceso de acumulación y el ciclo del capital para indicarnos que la crisis es una fase inherente a este proceso. Nos coloca cara a cara con las contradicciones entre capital-trabajo, burgueses vs. desposeídos que sin más remedio venden su pellejo para sobrevivir y por tanto la lucha de clases se vuelve irreconciliable.

 

Marx nos explica el desarrollo de la historia humana desde una base naturalista a través de un método: la dialéctica, que nos permite comprender la esencia del fenómeno fuera de todo el velo que lo cubre. Pero “pensar es un peligro”, porque el que piensa transforma, Marx señalaba que el deber del filósofo no sólo era comprender al mundo de diversas maneras, sino transformarlo, por eso Marx fue considerado en su tiempo “Un peligro para Europa”, por eso se ganó el odio de muchos gobiernos (absolutistas y republicanos) que lo expulsaron de muchos países.

 

Marx es un revolucionario en toda la extensión de la palabra, es un activista incansable, publicó para el proletariado en diversos medios como el periódico alemán “Primera Gaceta del Rin” (1842) o el “New York Tribune” (1852-1861), su labor fue hacer consciente a la clase trabajadora de su propia situación, por eso a su muerte le lloraron millones de obreros por todo el mundo. En vida fue vilipendiado por las fuerzas más retardatarias. ¿No les parece conocida esta historia? ¿No siguen haciendo lo mismo con los libertadores?

 

¿Qué tan vigente sigue nuestro camarada Marx?

 

Más que endiosar a Marx, como en algún momento y en algún lugar se hizo, debemos reconocer al ser humano y como tal aceptemos que su pensamiento puede dividirse en tres partes: a) lo que Marx señaló y se equivocó; b) lo que Marx señaló y en su momento fue correcto, pero ya no lo es y c) lo que Marx señaló acertadamente en su tiempo y es vigente en la actualidad.

 

Sobre este último punto hemos de advertir que, a pesar de los esfuerzos de la burguesía por enterrar a Marx, la teoría marxista en Economía sigue siendo un marco válido de explicación, de mayor seriedad que la teoría neoclásica; incluso, en estos momentos donde el neoliberalismo parece haber alcanzado sus límites, el marxismo nos da pautas de solución.

 

Además de la teoría, el pensamiento vigente de Marx está en su sentido emancipador, en la identificación y la búsqueda de un mundo más justo. La filosofía marxista es profundamente humanista, su frase favorita era “Nada humano me es ajeno”. Representa una forma de vida, un llamado a no permanecer inmóvil frente al dolor ajeno, de no ser indiferente, de luchar por la causa del otro, de solidaridad, de cooperación, de fraternidad.

 

¿Qué haría Marx en el contexto del proceso electoral mexicano?

 

Marx, junto con su entrañable amigo Engels, escriben el Manifiesto para el Partido Comunista, inician diciendo: “Un fantasma recorre Europa, es el fantasma del comunismo” y acusan a los conservadores (la Iglesia y los gobiernos más autoritarios) de acallar y perseguir a los comunistas; incluso, señalan que cuando un gobierno quiere descalificar a un partido de oposición o a un individuo lo acusan de comunista; esto sigue ocurriendo en nuestro país, lo que revela el miedo atroz que la gran burguesía y los oligarcas le siguen teniendo a la organización de los trabajadores.

 

Pero, ¿qué debería hacer aquel partido o individuo acusado de comunista? Marx decía que era deber de un comunista reafirmarse ante tal acusación y combatir las ideas más reaccionaras, así como los equívocos que sobre el comunismo ciernen en el mundo y en la clase obrera para llenarla de miedos. La tarea del comunista es reivindicar mediante el conocimiento científico el significado y las implicaciones reales del comunismo; aprovechar el momento coyuntural para quitar los miedos del pueblo. Entonces, la tarea de la izquierda mexicana es hablar abiertamente de lo que significa socialismo y comunismo, hacer notar que estas palabras no deben servir para espantar a la gente, no rehuir, no esconderse, no negarse.

 

Para l@s que seguimos pensando que otro mundo es posible y caminando vamos construyéndolo: ¡Feliz cumpleaños Camarada Marx, que no muera la esperanza, ni el combate, ni el amor!

 

*Profesor-Investigador Facultad de Negocios Universidad La Salle México

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

 

Twitter: @BandalaCarlos