Sacerdotes “fake”, un “oficio” que va en aumento

 
Alberto Ramírez

Como les quiera llamar, sacerdotes falsos o sacerdotes fake (algo que no es lo que dicen ser), lo cierto es que es cada vez hay más personas que recurren a esta práctica con la finalidad de obtener beneficio económico o supuesta importancia social.

 

Se hacen pasar por obispos y sacerdotes, presidiendo misas, bautismos, bodas y hasta velorios sin ningún temor, ya que la ley no castiga a un usurpador del sacerdocio, porque no figura como una profesión, y la única pena que reciben es la excomunión.

 

El problema es grande para la Arquidiócesis de Puebla, que incluso en años anteriores implementó una campaña de credencialización para evitar que curas o sacerdotes falsos engañaran a los feligreses.

 

Uno de los casos más sonados fue el del padre “Moncho”, quien fue detenido el año pasado, tras provocar un desfalco de alrededor de 4´000,000 de pesos, producto del dinero recibido por limosnas y servicios eclesiásticos en Huehuetlán El Grande.

 

Ramón David, el nombre real del padre Moncho, impartió sacramentos que carecían de validez al ejercer funciones propias de un sacerdote, lo que le permitió captar una importante cantidad de dinero, pues la gente le pagaba por los servicios “religiosos”.

 

Tras estos hechos, Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla, nuevamente alertó a los fieles durante la temporada de Todos Santos, ante la aparición de falsos sacerdotes que se presentan en panteones o funerarias, ofreciendo sus servicios a cambio de un donativo generoso.

 

En 2014, fueron detectados en Puebla 4 curas falsos, entre los que destacaba el director de la casa hogar Domingo Savio, Tomás Armando Durán Martínez, quien se hacía pasar por sacerdote y que en compañía de otras dos personas fue acusado y detenido por abusar sexualmente de al menos 3 menores de edad.

 

Sin embargo, no es un caso exclusivamente que se da en el estado, sino que es un problema que se da a nivel mundial, y cada día son más los casos registrados y detectados por la Iglesia católica, por lo que hacen un llamado a los feligreses a no dejarse engañar.

 

Y en el caso de los poblanos, la iglesia ha recomendado que los que requieran de algún servicio sacerdotal, sea solicitado en las oficinas de las parroquias y además verifiquen que los sacerdotes porten identificación oficial.

 

Este domingo, el arzobispo de Puebla alertó de la presencia de tres personas que se hacen pasar como sacerdotes: Genaro Hernández, Juan Castillo Rosas y Juan Carlos Limón Ordaz, quienes pasan de casa en casa pidiendo dinero con la imagen del Señor de las Maravillas y ofreciendo “bendiciones”.