Los teatros y cines reflejan la identidad nacional de un país, mientras que los de Libia se enfrentan a la extinción y necesitan soluciones que requieren años de esfuerzos.