Lyme, la enfermedad de los campistas: es transmitida por garrapatas

 
Alberto Ramírez

Se le conoce como la nueva gran imitadora, ya que muchos pacientes que la padecen pueden ser mal diagnosticados con otras enfermedades cuando en realidad pueden estar sufriendo de Lyme.

 

Este 17 de mayo es el Día Internacional de la Lucha Contra la Enfermedad de Lyme y aunque muchos la consideran una enfermedad exclusiva de Estados Unidos, se han presentado casos en Australia, Cuba, Europa y en México desde 1999.

 

En entrevista con Imagen Poblana, Mariano Portillo, médico infectólogo, precisó que la enfermedad de Lyme imita otras enfermedades entre las que destaca el lupus eritematoso, fibromialgia, artritis reumatoide, esclerosis múltiple, lateral amiotrófica, fatiga crónica, enfermedad de Crohn, enfermedades de la tiroides, depresión, ansiedad y trastornos psicológicos o psiquiátricos.

 

Por ello, aseguró que esta enfermedad es conocida como la nueva gran imitadora, después de la sífilis, y es causada por bacterias espiroquetas del género Borrelia, que es trasmitida por las garrapatas o ácaros; sin embargo, refirió que hay estudios que comprueban que también hay contagios por transmisión sexual, transfusiones de sangre, de la mamá a los hijos en el embarazo a través de la placenta, por picadura de piojo, pulga o mosquito.

 

El especialista mencionó que reciben el nombre de bacterias espiroquetas por su forma en espiral (enrolladas helicoidalmente) y están consideradas unas súper bacterias, pues pueden cambiar su antígeno (que es con lo que el sistema inmunológico las detecta para exterminarlas) al sentirse amenazadas, además pueden comunicarse y crear comunidades para formar barreras protectoras llamadas Biofilm, logrando así permanecer a salvo del sistema inmune y los antibióticos.

 

“La bacteria ataca todo el cuerpo, pero se aloja principalmente en las articulaciones y en lugares difíciles de alcanzar como el corazón, el cerebro y el sistema nervioso central, le llaman la gran imitadora porque puede ser confundida con otras enfermedades incluyendo la esquizofrenia, cuando se llega a alojar en el cerebro y lo ataca”.

 

Los efectos comunes de la mordida de garrapata es salpullido en forma de escarapela que da comezón, dolor, fiebre e inflamación; sin embargo, no siempre se presenta el sarpullido, ya que tan solo ocurre en cerca de la mitad de las personas infectadas.

 

Los síntomas de la enfermedad de Lyme comienzan con fatiga continua, fiebre recurrente, dolor de cabeza y músculos o articulaciones adoloridos, que de no tratarse –dijo el especialista- puede progresar a espasmos musculares, pérdida de la coordinación motora e incluso parálisis intermitente, meningitis o problemas cardiacos.

 

Al ser considerada una súper bacteria, muchos especialistas recomiendan recetar antibióticos en conjunto con Plaquenil, para cambiar el ph intracelular.

 

“Todas estas diferentes morfologías y capacidades inteligentes de evasión explican por qué la infección de Lyme puede ocasionar la implicación de una variedad de sistemas, por lo que su tratamiento es tan difícil”.

 

Por último, el infectólogo dijo que un tratamiento a largo plazo puede que no sea una elección sensata para la mayoría de los pacientes con la enfermedad de Lyme, recomendando también las alternativas naturales, ya que los antibióticos pueden dañar gravemente la microbioma intestinal.