Más de 750,000 personas sufrirán la peor crisis alimentaria en Senegal

 
Notimex

Nueva York.- Más de 750 mil personas de Senegal se verán afectadas este verano por la peor crisis alimentaria desde 2012 debido a una sequía que se ha extendido a seis regiones del norte del país, alertó hoy la organización humanitaria internacional Acción contra el Hambre.

 

Aunque el gobierno y las agencias humanitarias han puesto en marcha medidas de contención, el sistema nacional de salud tendrá serias dificultades para tratar a todos los niños que sufrirán en primera estancia el impacto nutricional de la crisis.

 

Acción contra el Hambre aseguró que este verano será la estación del hambre más severa en los últimos seis años en el Sahel, una región en la que el cambio climático está aumentando la recurrencia e intensidad de las sequías.

 

El responsable de Acción contra el Hambre en Senegal, Fabrice Carbonne, resaltó que esta no es una crisis repentina, pues recordó que advirtieron en noviembre pasado de la falta de pastos que adelantó los movimientos de trashumancia de miles de pastores.

 

“Miles de mujeres llevan meses solas al cuidado de sus hijos, sin ingresos y sin la leche de las vacas que se llevaron sus esposos”, lamentó.

 

Los agricultores tampoco recogieron la cosecha esperada, lo que ha derivado en un impacto directo en el alza de los precios, sobre todo en los seis departamentos del norte de Senegal, que en marzo pasado fueron calificados como críticos: Matam, Ranerou, Kanel, Podor, Tambacounda y Goudiry.

 

Carbonne advirtió de que se trata de un largo proceso en el que los mecanismos de respuesta se van agotando y la salud nutricional, especialmente la de los más pequeños, se va deteriorando hasta transformarse en una enfermedad muchas veces fatal.

 

Acción contra el Hambre colabora con el gobierno senegalés en la elaboración de un plan de contingencia para el diagnóstico temprano y el tratamiento en las zonas más afectadas, de tal forma que se pueda no solo responder a la emergencia actual, sino mejorar la reacción ante crisis futuras.