Pasar al contenido principal

Al fin, llegaron las iniciativas de austeridad prometidas para “la cuarta trasformación”

No hay plazo que no se cumpla y fecha que no llegue. Luego de cientos de discursos de Andrés Manuel López Obrador desde su precampaña con la promesa de abaratar los costos del gobierno y eliminar la pensión a expresidentes, entre otras cosas, por fin llegó el día en que a la Cámara de Diputados, dominada por los lopezobradoristas, llegó el paquete de iniciativas con recortes al gasto público tal como se prometió en campaña.

 

La iniciativa, que corrió a cargo de los diputados de Morena, PT y PES, tiene entre sus haberes los recortes al gobierno, la eliminación de pensión presidencial, el corte a los privilegios que cargan dinero al erario y, además, la promesa de hacer más eficiente el gobierno federal sin gastar un solo peso de más.

 

Fuera las prestaciones

 

Una de las primeras adecuaciones será la reforma que recorte los salarios y prestaciones de altos funcionarios de los poderes, con lo que se modificará el artículo 127 constitucional para establecer un esquema de control salarial que se convertirá en una ley reglamentaria para delimitar esos gastos extras en el servicio público.

 

Echar atrás los seguros privados

 

La otra potencial materialización de una de las promesas del presidente electo es terminar con los seguros privados de los funcionarios de gobierno, por lo que se incorporarán todos los altos mandos a los esquemas públicos de seguridad social, incluyendo jubilación, pesión y retiro a través de instituciones públicas, terminando así con los seguros de gastos médicos y demás prebendas.

 

Sin pensiones

 

Como lo ha prometido desde hace varios años, López Obrador terminará con firma del Acuerdo Presidencial 2763-BIS que da pensión y beneficios a los expresidentes. Además de eso, se reformaría el Artículo 83 que abre el derecho a prestaciones en materia de seguridad social a los exmandatarios.

 

No engordar al Estado

 

Si bien López Obrador ha prometido mejorar el funcionamiento del gobierno y terminar con la burocracia inútil y engorrosa, otra de las promesas será terminar con el engrosamiento del sector público, por lo que mediante una ley el Estado deberá aprovechar al máximo sus recursos para mantener en pie el ejercicio de gobierno sin la necesidad de más empleos y más plazas.

 

Terminar con publicidad oficial

 

Como parte de las políticas lopezobradoristas, se estaría dando fin a los millonarios contratos con televisoras, periódicos, que terminan en difusión oficial. Con esto se hará de un modo equitativo reduciendo significativamente la contratación de espacios comerciales y que estén solventadas en propaganda netamente oficial.

 

Adiós, escoltas

 

A menos que el trabajo lo exija de manera fehaciente y estrictamente justificado, no habrá razón para la contratación de escoltas, elementos de seguridad, secretarios privados y asesores con cargo al erario que terminen siendo ajenos a su función. Esto es, terminar con el personal extra que cargaban varios funcionarios sin justificación alguna.

 

Vehículos fuera

 

De igual modo, la promesa del nuevo gobierno es terminar por completo con la asignación de vehículos propiedad del estado para fines que no sean de utilidad pública y servicio a la población. A partir de esta reforma, solo podrán destinarse automóviles y demás vehículos a casos cuya necesidad justifique la movilidad.

 

Menos viajes

 

De igual modo, se dará fin a los excesivos viajes oficiales de los poderes de la unión y prohibiendo a toda costa la compra de traslados en servicios en primera clase, por lo que habrá reglas para topar los gastos de hospedaje y alimentación de los servidores públicos.

 

Fin a los fideicomisos

 

Finalmente, se dará fin a la integración de fideicomisos, fondos o cualquier otra figura financiera que impida la transparencia de recursos y la asignación de aportaciones que vayan en contra de las reglas de disciplina financiera y gasto honesto.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO