Pasar al contenido principal
Imagen Económica

En estas entidades cayeron los salarios reales

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

La inflación, que es el aumento generalizado y sostenido de precios, se encuentra fuera control desde hace 19 meses. El Banco de México (Banxico) organismo responsable de la política monetaria y que constitucionalmente tiene la obligación de preservar el poder adquisitivo no ha podido disminuir la inflación desde la liberación del precio de las gasolinas en enero de 2017 y hasta ahora han sido los precios de los energéticos los que han presionado al alza la inflación.

 

La inflación como fenómeno económico en sí misma no es un problema, de hecho, en una economía de mercado, una inflación controlada estimula el crecimiento económico porque alienta a los oferentes a incrementar su producción. El problema de la inflación es que no todos los precios crecen por igual lo que genera distorsiones en el mercado, por ejemplo, el salario es un precio también (el precio de la jornada de trabajo), sí los demás precios crecen más rápido que el salario se genera una pérdida del poder adquisitivo, es decir, los trabajadores pueden comprar menos productos lo que se traduce en un aumento de la pobreza.

 

Cuando el salario va creciendo a la par de la inflación, el poder adquisitivo se mantiene. Sin embargo, ha sido una política neoliberal contener la inflación colocándole un tope a los salarios por lo que, desde 1988 a la fecha el poder adquisitivo ha perdido ¾ partes de su valor, esto significa que hoy los trabajadores apenas compran una cuarta parte de los productos que compraban hace 30 años.

 

Un método para medir la pérdida del poder adquisitivo es comparando el crecimiento salarial con el crecimiento de los otros precios en su conjunto de manera que eliminemos el efecto de la inflación del salario (deflactación) cuando hacemos esta operación se obtienen salarios reales. La siguiente gráfica muestra las variaciones de los salarios reales por entidad federativa de acuerdo a los datos reportados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 

 

Elaboración propia con datos de STyPS 2017-2018

 

Como se puede apreciar, desde 2017, los salarios reales a nivel nacional han aumentado en promedio 1.13%, es decir, es una pírrica recuperación del salario. Sin embargo, 17 estados se ubicaron por debajo de ese promedio, de ellos, 10 presentaron caídas del salario real. El peor desempeño lo tuvo Campeche con una caída de 5.58%, que se puede explicar a partir de la Reforma Energética que ha provocado despedidos masivos, por lo que muchas comunidades están sumidas en una crisis de la que no se ha responsabilizado el gobierno y la pobreza está aumentado de forma galopante.

 

La segunda entidad con la mayor caída es Baja California Sur (-3.05%), seguida de Yucatán (-2.71%), Chiapas (-2.64%), Morelos (-1.26%), Quintana Roo (-1.07), Puebla (-0.93%), Estado de México (-0.83%) y Ciudad de México (-0.17%) e Hidalgo (-0.13%). Note que en la lista están todos los estados de la península y de la zona metropolitana incluyendo nuestro estado que se ubicó en el lugar 7 de los de mayor pérdida del poder adquisitivo.

 

El estado con mejor desempeño fue Zacatecas, los salarios reales crecieron 13.38%, este crecimiento acelerado se puede explicar por la baja poblacional que ha experimentado el estado en los últimos años como resultado de las migraciones o el abandono de territorios por efectos del desplazamiento forzado del narcotráfico u otros grupos armados. En ese estado hay poblaciones que están decreciendo al 4% anual.

 

La segunda mejor entidad fue San Luis Potosí (6.72%), seguida de Guanajuato (4.53%), Chihuahua (4.11%), Tamaulipas (3.67%), Aguascalientes (3.43%) y Querétaro (3.21%). Note que en la lista están los estados del bajío, que es una zona que se ha mostrado muy dinámica en términos de crecimiento económico y empleo lo que estaría explicando la recuperación salarial.

 

La gráfica anterior también nos estaría mostrando quiénes son los estados más resilientes a perturbaciones en el nivel general de precios y quienes son los más vulnerables. Nos queda claro que la diferenciación en nuestro país es histórica, pero será un reto del próximo gobierno y de las nuevas políticas económicas acortar esas brechas mediante proyectos detonadores y bien focalizados para cada entidad.

 

 

*Profesor-Investigador Facultad de Negocios Universidad La Salle México

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

 

Twitter: @BandalaCarlos

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO