Pasar al contenido principal

A un año del 19-S, hay inmuebles afectados que están peor que nunca

A pocos días de que se cumpla un año de aquel fatídico 19 de septiembre, aún quedan edificaciones que tienen severos daños estructurales, sin que se note la intervención de la autoridad o de los dueños de los inmuebles, según sea el caso.

 

Y es que al parecer estos inmuebles, ubicados algunos en el primer cuadro, han quedado en el olvido, “apuntalados”, obstruyendo el paso peatonal y vehicular, como fieles testigos de lo que es capaz de provocar la naturaleza y, después, la indolencia.

 

El primer edifico se ubica en la avenida 5 oriente casi esquina con bulevar 5 de mayo, en el barrio de Los Sapos; un inmueble que a lo largo de estos casi 12 meses no tuvo trabajos de restauración, más que el apuntalamiento de la estructura exterior con palos.

 

Obstruyendo el paso peatonal y uno de los dos carriles vehiculares, este inmueble ha quedado en total abandono y prueba de ello es el crecimiento de la maleza sobre los palos que sostienen la fachada para evitar que colapse.

 

Vecinos al inmueble manifiestan que las autoridades –o los dueños- no asumen su responsabilidad y simplemente “se avientan la bolita” entre el Ayuntamiento de Puebla y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

 

 

Los inmuebles de la zona del Parián están la misma situación: el apuntalamiento de los edificios ha ocasionado que la calle 6 norte, entre la 2 y 4 oriente, permanezca cerrada al tránsito.

 

El inmueble de la esquina que forman la 2 oriente y 6 norte es otro de los edificios que tiene muy poco avance en su proceso de restauración, pues aunque han sido retirados algunos polines, la realidad es que continúa obstruyendo el paso peatonal e invadiendo un carril vehicular, además que los trabajadores de la construcción hace mucho que se fueron.

 

La condición de estos dos inmuebles contrasta de manera significativa con la Casa del Alfeñique, otro de los edificios que sufrieron importantes daños estructurales. Este inmueble, a un año, sigue con trabajadores y especialistas en reconstrucción.

 

Finalmente, el inmueble ubicado en el barrio del Alto, sobre 16 norte y 12 oriente, fue otra de las edificaciones que a punto estuvo de caer el 19 de septiembre.

 

El apuntalamiento ayudó a que una de las paredes del inmueble no se viniera abajo; sin embargo, a unos cuantos días de cumplirse el primer aniversario del evento sísmico, la vialidad continua cerrada y no se vislumbra trabajo alguno para su restauración.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO