Pasar al contenido principal

La denominación de Patrimonio Cultural de la Humanidad está en serio peligro

La constante presencia de ambulantes y los malos planes de ordenamiento en el Centro Histórico pondrían en peligro la denominación de Puebla capital como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

 

Presencia de grandes puestos de comercio informal justo frente a monumentos y templos considerados como Patrimonio de la Humanidad y supuestamente salvaguardados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) son parte de la realidad de Puebla, lo que provoca grandes daños a los inmuebles históricos de la capital.

 

Puestos ambulantes bloqueando el acceso a los puntos más importantes del centro histórico como El Parián, El Carolino, el Mercado de la Victoria han hecho que estos míticos lugares tengan un constante deterioro.

 

En un recorrido efectuado por Imagen Poblana a las afueras de estos puntos parte del Catálogo de Monumentos Históricos, se comprobó la continua presencia de vendedores ambulantes y usando la estructura de los inmuebles patrimonio.

 

A las afueras de la Iglesia de San Cristóbal, en la 6 Oriente y 4 Norte, se vio un gran puesto ambulante en el atrio dedicado a la venta de frituras y botanas, pero bloqueando por completo el acceso a este templo que data del Siglo XVIII.

 

En el Parián ocurre lo mismo con los puestos que se colocan sobre la 6 Norte y que bloquean por completo la vista de este típico mercado de artesanías poblanas, que nació en 1790.

 

El Carolino, punto más importante del legado histórico cultural de Puebla al ser la sede del primer colegio jesuita de la ciudad y uno de los primeros de Latinoamérica, también tiene ambulantes en sus plazuelas creando una imagen distorsionada urbano-histórica.

 

El Mercado de la Victoria, uno de los más importantes de Puebla durante el Siglo XX y obra cumbre del porfiriato y periodo francés en la capital, ahora vive rodeado de ambulantes por sus cuatro lados, situación que no es atendida pese al maltrato que tienen a diario sus paredes.

 

De acuerdo con la Unesco, los requisitos para ser considerado como Patrimonio Cultural de la Humanidad y, por consiguiente, para mantener esta distinción son que el bien, en este caso el centro histórico, tiene que mostrar la capacidad creativa de la raza humana, debe mostrar los valores humanos y culturales de una determinada época, ya sea en lo arquitectónico, monumental o urbano.

 

De igual modo, debe el sitio dar testimonio de una tradición cultural, ejemplificar una etapa histórica y ser ejemplo de hábitat o establecimiento humano.

 

Asimismo, debe estar asociada la zona con alguna tradición viva o creencia.

 

La continua presencia de ambulantes implica daños al diseño arquitectónico y cultural del centro histórico y desde hace cuando menos 10 años ha habido críticas por parte de la Unesco y sus afiliadas sobre el daño que provocan los malos planes de desarrollo urbano o la destrucción del patrimonio.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO