Pasar al contenido principal
Imagen Económica

¿Cuál es el peor sistema de pensiones del mundo?

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

En 1997 se reformó la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de forma particular, el Régimen de Jubilaciones y Pensiones (RJP) que databa de 1973. Mediante esta reforma se privatizó el sistema de pensiones que antes gestionaba el IMSS y se le entregó a instituciones financieras privadas: Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES), de tal forma que se pasó de un régimen social a uno individual, esto es, cada persona obtendrá al final de su vida laboral únicamente lo que tenga en su cuenta de ahorro.

 

Además, se aumentó la edad de retiro por cesantía en edad avanzada de 60 a 65 años y aumentó el número de semanas cotizadas como derecho para tener una pensión de 500 a 1250, poco más de 24 años.

 

Desde el principio se advirtió del gravísimo error que se cometía. Pero en ese momento no había consultas populares y el gobierno de Ernesto Zedillo, reprimió violentamente las manifestaciones de los trabajadores del IMSS. Las AFORES han servido para financiar jugosísimos negocios y enriquecer a los bancos que las han manejado como fichas en casino. En innumerables ocasiones han tenido pérdidas importantes que se ven reflejadas en los estados de cuenta individual. A estas pérdidas se les suma la comisión que las AFORES no dejan de cobrar.

 

La respuesta de los gobiernos ha sido siempre la misma, “no se fijen en el corto plazo, sino en el horizonte de largo plazo”, mientras eufemísticamente les llaman a las pérdidas “minusvalías” y aseguran que son “pasajeras”. Pues bien, dentro de 3 años (2021) tendremos a la primera generación de trabajadores pensionados con este régimen y los números son aterradores: la tasa de reemplazo se ubica entre el 25 y 30%.

 

Se le llama tasa de reemplazo a la cuantía que se obtendrá como porcentaje del ingreso actual. Por ejemplo, sí hoy un trabajador gana 10 mil pesos mensuales, y dado que la tasa está entre 25 y 30%, al momento de jubilarse recibirá de pensión entre 2,500 y 3,000 pesos. Serán generaciones de ancianos en pobreza. Imagine los trabajadores que están cotizando con un salario mínimo, su pensión será menor a mil pesos mensuales, imposibles para vivir.

 

Esto es herencia del neoliberalismo y de los saqueadores que gobernaron al país durante 40 años. Los mismos que se han ofendido porque se les ha cancelado una pensión millonaria que obtuvieron solamente con 300 semanas de cotización (6 años). 

 

Al final, el tiempo ha demostrado que efectivamente el RJP de 1997 fue un error muy grande cuyas consecuencias terminará pagando el pueblo. Esta semana la empresa australiana Mercer, la más grande en el mundo en el ramo de consultoría y productos de jubilación, publicó el índice global de los sistemas de pensiones de 35 países. Este índice lo construye a partir de 3 subíndices: Sostenibilidad, Adecuación y Cobertura.

 

La siguiente gráfica muestra los resultados globales, el peor sistema de pensiones es el de Argentina (39.2), seguido por el de India (44.6), a menos de un punto de distancia está México (45.3). Es decir, ¡tenemos el tercer sistema de pensiones más malo del mundo! ¡Gracias neoliberales!

 

 

 

En conjunto la calificación no numérica que se le otorga a nuestro país es la letra D, caracterizada por un sistema extremadamente débil, desigual, con poca cobertura, con problemas de sostenibilidad y con una remuneración muy baja. Como se puede observar los mejores sistemas los tiene Holanda, Dinamarca, Finlandia, Australia y Suecia que están clasificados con letra A y rondan cerca de los 80 puntos.

 

En el mes de octubre, las AFORES volvieron a reportar “minusvalías” y le atribuyeron la condición a la volatilidad nacional e internacional de los mercados. No se sorprenda que su próximo estado de cuenta le llegue con menos dinero. Los cínicos neoliberales a través de sus voceros en radio y televisión quisieron volver a engañar al pueblo responsabilizando las pérdidas a la cancelación del aeropuerto. Pero, este informe les viene a dar un palmo de narices: el sistema de pensiones de 1997 está podrido estructuralmente y viciado de origen para que los banqueros se enriquezcan a costa del sudor y la sangre obrera.

 

Es urgente una reforma al RJP y que desaparezcan las AFORES para que se reenfoquen los esfuerzos hacia el bien colectivo, aseguren una mayor cobertura a la población y un mejor rendimiento de los ahorros de los trabajadores. Pedimos que se incluya en la agenda legislativa progresista.

 

*Profesor-Investigador Facultad de Negocios Universidad La Salle México

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

Twitter: @BandalaCarlos

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO