Pasar al contenido principal

Casi 2,300 millones en caminos durante el mandato de Tony Gali

A pesar que en unos días terminará el mandato de Antonio Gali Fayad, que solamente tuvo una duración de 22 meses, el presupuesto de infraestructura, en especial en caminos, representó una cifra histórica además que el desarrollo de las obras se hizo en tiempo récord.

 

En total, durante el año, 10 meses y 12 días, la cantidad de gasto en infraestructura de caminos alcanzó los 2,292’096,938 de pesos.

 

Entre las grandes obras desataca la autopista Cuapiaxtla-Cuacnopalan cuya construcción y rehabilitación fue de 26 kilómetros y que tiene por objetivo mejorar la conectividad entre Puebla, Estado de México, Oaxaca, Tlaxcala y Veracruz.

 

Con el beneficio para 84,000 habitantes de los municipios de San Salvador el Seco, San José Chiapa, Mazapiltepec de Juárez, Soltepec y Nopalucan, la obra tuvo una inversión fue de 672’466,000 pesos.

 

La creación y modernización del bulevar Carmelitas fue una de las obras que más tiempo tomó ejecutarse, ya que su proyección data desde 2015, pues representó la creación de una nueva avenida que ayudará a liberar el paso en el sur de la ciudad.

 

Con sus 5.5 kilómetros de longitud para apoyar Tres Cerritos, Las Garzas, Paseos del Río, Castillotla y Torres de Mayorazgo, la obra representó un costo de 452’704,668 pesos.

 

En el sentido turístico y de imagen urbana, la Avenida Juárez, que pasó más de 40 años sin que un gobierno la arreglara, tuvo su manita de 114’142,241 pesos.

 

El principal elemento fue la seguridad del peatón, pues se construyeron nuevas banquetas con un ancho de 7.5 y 10.5 metros y con estratégicos paraderos de autobuses, además de luminarias, mobiliario urbano, carril mixto con prioridad para el ciclista, dos carriles para el tránsito vehicular, estacionamientos contiguos a la banqueta y sustitución de la red de servicios.

 

En la zona de Teziutlán, el Arco Sur será la gran obra gracias a la nueva vialidad de 7.3 kilómetros de que permite la conexión con carreteras federales Amozoc-Teziutlán y la de Teziutlán-Perote. La obra tuvo un costo total de 227 millones de pesos.

 

Una de las zonas viales más conflictivas en el norte de la capital poblana es Xonacatepec, donde se advierten limitantes en movilidad, accesos y salidas adecuadas. Ahí el Paso Superior vehicular Xonacatepec fue de 140 millones de pesos.

 

Destaca en materia de movilidad la puesta en marcha de la línea 3 de la Red Urbana de Transporte Articulado, que tuvo un costo de 685’784,029 pesos y que es único en México por sus camiones última generación sin emisiones y los paraderos verdes con vegetación en su interior para no dañar la fauna urbana.

 

Con todos los elementos considerados en la integración de la tercera línea, el impacto de beneficio es para 273,227 habitantes o, bien, un beneficio directo para 50,000 personas al día.

 

Como referencia, la línea 2 de Ruta, sobre la 11 Norte-Sur, tuvo en 2018 hasta octubre, 28’328,927 de usuarios en su troncal y otros 14 745,755 en las alimentadoras.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO