Pasar al contenido principal

Presidente de Ecuador admite desagrado porque Assange sigue en embajada

Quito.- El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, reconoció hoy que le desagrada la presencia de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, en la embajada de su país en Londres, la capital británica, a la cual ingresó en busca de asilo el 19 de junio de 2012.

 

En diálogo con radioemisoras ecuatorianas, Moreno señaló respecto al ciudadano australiano que “a mí no me agrada la presencia del señor Assange en la embajada de Ecuador”, que a su juicio lleva “demasiado tiempo casi encarcelado” en la legación.

 

Indicó que Ecuador ha realizado gestiones con el Reino Unido que lleven a la salida de Assange del recinto, previa garantía de que “no va a ser extraditado a ningún país en el cual corra peligro su vida o haya pena de muerte”.

 

“Nos enviaron una comunicación oficial del gobierno británico indicándonos que la Constitución de Gran Bretaña impide que una persona pueda ser extraditada a un sitio donde corra peligro su vida”, detalló el mandatario.

 

Consideró que “está hecho el camino como para que el señor Assange tome la decisión de salir a una casi libertad”, porque el periodista no se presentó a los juzgados británicos y “tiene que pagar una pena no larga por aquello. Eso lo decidirá la justicia” del Reino Unido.

 

El fundador de WikiLeaks se refugió en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia, donde se le acusaba de abusos sexuales, cargos que fueron desestimados en mayo de 2017.

 

Assange, quien recibió la nacionalidad ecuatoriana, teme que al salir del recinto diplomático sea detenido y extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por la información secreta que dio a conocer WikiLeaks respecto a las guerras con Irak y Afganistán.

 

Este jueves también se informó que Moreno designó al diplomático Jaime Alberto Marchán Romero como nuevo embajador en el Reino Unido, quien tendrá como principal misión resolver el caso de Assange.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO