Pasar al contenido principal
Sin temor a réplica

Señor presidente, urge aclarar caso Alonso-Moreno Valle

Gustavo Mirón Reyes

Por dónde se pueda ver, el lamentable fallecimiento de la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo y del senador Rafael Moreno Valle Rosas se debe catalogar como terrible desde donde se vea, lo que también está dando pie a un cúmulo de sospechas que lo único que generan es una mayor incertidumbre en el estado.

 

El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, está obligado a aclarar lo sucedido en este lamentable caso, pues de inmediato comenzaron en redes sociales señalamientos contra actores políticos que supuestamente son beneficiados con la muerte de la gobernadora.

 

Grotesco es que no se respete el momento amargo que viven las familias Alonso Hidalgo y Moreno Valle, pues más allá de todo el tema político que se generó en las pasadas elecciones, se debe tener en cuenta que son seres humanos los que perdieron la vida, algo que es lamentable.

 

Pero mientras el presidente de la república, emanado de un partido que por momentos sembró odio contra Martha Erika Alonso Hidalgo, no salga a calmar los ánimos y a ofrecer una investigación íntegra y clara, la división en Puebla y hasta el ambiente de confrontación crecerá a niveles preocupantes.

 

Vaya, a nadie y que se lea fuerte, a nadie conviene que este lamentable acontecimiento se distorsione a una serie de teorías conspiradoras que van a terminar por confundir a una sociedad poblana que, caramba, merece ya un poco de paz.

 

Por eso, señor presidente, con la rapidez con la que descalificó el triunfo de Martha Erika Alonso y dijo que no vendría a Puebla mientras estuviese la panista como gobernadora, usted está obligado a dar cuentas sobre este asunto.

 

Es un hecho que a todos nos consterna y la gente que respalda a López Obrador está provocando un mayor odio. La mentada cuarta transformación no puede emitir mensajes como el que posteó en Twitter el -perdone la expresión- troglodita Gerardo Fernández Noroña, quien calificó de terrible a Moreno Valle y a Martha Erika Alonso.

 

No, esto no es de un gobierno progresista ni mucho menos de una república amorosa, ya basta de dichos, señor presidente, los poblanos merecen explicaciones y, sobre todo, paz.