Pasar al contenido principal
Palabra de Mujer

Consenso

Rocío García Olmedo

La magia que permea en estas fechas, espero sea el preámbulo para que diputadas y diputados del Congreso poblano continuemos -como lo fue después del lamentable acontecimiento en el que perdió la vida la gobernadora Martha Ericka Alonso Hidalgo- asumiendo con una nueva actitud, la enorme responsabilidad que tenemos en puerta: La designación de quien será nombrado/a para cubrir el período de interinato en el Gobierno del Estado.

 

Así como en los últimos días del año, logramos por unanimidad aprobar la Ley de Ingresos del estado de Puebla y de Zacatlán que teníamos pendientes, y en las últimas horas del día treinta uno, la Ley de Egresos para el ejercicio fiscal 2019; hoy, estamos a la víspera de tomar una decisión de la más alta importancia para Puebla, que desde mi punto de vista obliga también al consenso y en su momento a la unanimidad de votos.

 

Se trata de definir a la persona que cumpla con un perfil que si bien ha venido siendo mencionado desde diversas voces, debe considerar sin duda que en Puebla desde hace más de un año vivimos en un contexto de indefinición, con un proceso electoral muy largo (pre-campaña, campaña, elección, impugnación, resolutivo final) y sólo diez días de gobierno constitucional. De ahí la importancia del personaje a designar.

 

Que pueda generar condiciones de gobernabilidad sí, considerando que no es -como bien señalan los teóricos- una cuestión que recaiga únicamente y de manera unilateral en el gobierno o en la sociedad, tampoco que tiene únicamente un componente teórico, sino que adquiere una relevancia práctica, y aquí es donde de este modo “gobierno y oposición, partidos y organizaciones ciudadanas han de comprometerse también de manera conjunta a la hora de mantener un nivel aceptable de gobernabilidad.” Uno de los tres componentes básicos de la gobernabilidad es la estabilidad -los otros dos son eficacia y legitimidad- y aquí justo la importancia de la decisión que tome el Congreso poblano.

 

Si consideramos que este puede ser uno de los requisitos que debieran atenderse en el perfil a designar, debe ser entonces aquel o aquella que pueda generar gobernabilidad y estabilidad, y ello pasa por combinar la eficacia gubernamental con la legitimidad social garantizando la estabilidad.

 

La imparcialidad es otro de los requisitos necesarios. Sin sesgos, prejuicios o tratos diferenciados de ningún tipo, que se muestre neutral y ecuánime, derivado de que le corresponderá transitar hacia un nuevo proceso electoral que elegirá al Gobernador/a sustituta que concluirá el período para el cual fue electa la Gobernadora Martha Ericka Alonso Hidalgo.

 

Conciliador/a y confiable, con la capacidad de explorar posibilidades de acuerdos, mediante el diálogo, para la resolución de los conflictos que se presenten y con la certeza de que se cumplirán los acuerdos.

 

Seguramente otros más podrán considerarse para el perfil como requisitos de la persona que designará el Congreso como Gobernador/a Interina: conocimiento del estado, ser poblano, entre algunos otros.

 

Lo importante es que en estas características del perfil coincidimos con grupos empresariales, organizaciones civiles y seguramente con los partidos políticos, por eso deseo que la magia de estos días pueda lograr que en el Congreso de Puebla se logre el consenso para cumplir con la facultad establecida en la fracción XVII del artículo 57 de la Constitución de Puebla y con el compromiso para impulsar, todas las fuerzas políticas que actúan en el Congreso vía sus grupos legislativos, una votación unánime en el Pleno.

 

rociog@prodigy.net.mx

@rgolmedo

Palabra de Mujer Atlixco

rociogarciaolmedo.blogspot.com

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO