Pasar al contenido principal

Vecina de Cuarón lo recuerda como una persona adorable y sencilla

La calle de Tepeji, en la colonia Roma, poco a poco se ha convertido en un emblema de la Ciudad de México, ya que es visitada por nacionales y extranjeros que desean conocer el lugar donde el cineasta mexicano, Alfonso Cuarón, filmó su más reciente película, inspirada en una parte de su infancia.

 

Ahí, en el número 22, una placa metálica con letras negras indica: “Aquí se filmó Roma”, la película que hoy tiene 10 nominaciones a los premios Oscar y que ha despertado el interés de los espectadores de conocer esa zona de la capital, cuyos recovecos evocan a los años 70.

 

En esa casa, que sirvió para filmar algunas escenas emblemáticas del filme, como en la que Cleo lava el patio, vive Gloria Silvia Monreal, quien es una alegre señora que desde su infancia ha habitado ese hogar, que algún día fue de sus padres.

 

“He vivido aquí toda la vida, desde pequeña, aquí crecimos; íbamos al cine Las Américas, Estadio, Gloria, en fin, aquí hemos estado. Conocí a Alfonso Cuarón de chiquito; él vivía en la casa de enfrente y mis padres con los suyos se saludaban como buenos vecinos.

 

“Para ser honesta tengo recuerdos muy vagos de él, mis hermanos eran más o menos de la edad y ellos sí recuerdan jugar pelota con él, en la calle”, recordó.

 

A pesar de que en la infancia no interactuó mucho con el ahora director, esta situación cambió durante las tres semanas en las que se llevó a cabo el rodaje en esa casa, cuya fachada fue intervenida para emular el hogar original en el que vivió Cuarón hace más de cuatro décadas.

 

“La filmación no fue pesada, aquí estuvimos las tres semanas y todos muy contentos porque para nosotros fue una experiencia increíble, yo nunca había visto algo así, para mí fue sensacional ver todos los efectos y ver a Alfonso de una lado para el otro.

 

“Tuve la oportunidad de platicar con él y me parece que es una persona finísima, sencilla, que es adorable, yo siento que por eso está donde está, por la persona tan sencilla que es”, opinó en entrevista.

 

Luego del estreno de Roma, primero en salas de cine y después en la plataforma Netflix, narró la señora Monreal, la gente ha comenzado a venir y con frecuencia tocan la puerta en espera de alguna anécdota.

 

“Yo me dedico a mi casa y les cuento que se filmó aquí una parte de la película Roma, que quitaron herrería e hicieron la fachada similar a la de enfrente, que es la casa real donde vivió él, también les cuento que la entrada de mi casa es donde se hacía popó el Borras, donde salía Cleo con el niño a despedir a la mami o donde sale la mamá a despedir al esposo; todo eso se filmó aquí”, mencionó.

 

Lo que más le sorprende a la señora Gloria Silvia, quien aseguró que en caso de que Cuarón gane un Oscar “lo llenaré de besos por la emoción”, es que los visitantes vienen de todas partes, desde capitalinos, pasando por gente de provincia, hasta de diversas partes del mundo, como Estados Unidos e Italia.

 

Entre ellos, Alex Kitema, un londinense que se encuentra de viaje por el país y para quien ver la casa donde se filmó Roma es una verdadera atracción, pues la película le pareció una verdadera obra maestra que transporta a los espectadores a esos años.

 

Mientras toma una y otra foto, el extranjero sonríe y comenta que la obra del director mexicano es “una buena película y merece el Oscar, es muy buena”.

 

Además de conocer el lugar de rodaje, en la calle Tepeji los curiosos pueden encontrar justo enfrente, en el número 21, la casa original donde vivió Cuarón.

 

En ese hogar, que es idéntico al de la película, vive desde hace año y medio la argentina Eliana Olai Sola, quien ha visto pasar a numerosas personas que buscan conocer referencias de la película.

 

“He visto que viene mucha gente, todos vienen a ver la casa de enfrente que fue donde se filmó y muchos cuando ven el 21 aquí se dan cuenta que esta era la casa y nos preguntan de manera frecuente cuando nos ven entrando o saliendo”, destacó.

 

Y si bien llama la atención que la gente esté tan interesada en conocer esta calle, para ella fue más sorpresivo ver la imagen de su casa por toda la ciudad.

 

“Ver empapelada la ciudad con la fachada de la casa es impresionante y el movimiento de gente ha aumentado cada vez más, me parece que incluso hay quienes hacen el recorrido por todos los sitios que la película menciona, es algo muy curioso observar a la gente cómo busca encontrar lugares de referencia de la película. A veces es un poco invasivo, pero son cosas que pasan”, expresó tras considerar que el cine mexicano “está dando cosas muy interesantes y me parece muy bueno que salga al mundo”.

 

A otra persona a la que le embarga el júbilo de saber que Cuarón podría obtener otro premio de la Academia es Mario Salum, vecino que radica en el número 26 de esa calle desde hace más de 40 años y quien dijo a Notimex que durante la filmación el destacado cineasta fue a saludarlo.

 

“Lo conocí cuando era pequeño y ahora vino a saludar muy amable durante la filmación, que sí duró tres semanas en las que cerraron la calle, pero no causó mayor problema”, mencionó.

 

Salum, quien confesó que no ha podido ver la película por falta de tiempo, consideró que es un honor como mexicano que un director de la talla de Cuarón esté nominado a la máxima presea del séptimo arte, con un filme que muestra el México de ese entonces.

 

A un par de cuadras de la calle Tepeji, se encuentra el cine Tonalá, el cual fue uno de los primeros en exhibir la película y cuenta con un set para que la gente se tome una foto en la que parece ser la azotea en la que Cleo y uno de los niños de la familia se acuestan a contemplar el cielo, mientras dicen “estoy muerto”.

 

De acuerdo con Armando Hernández, chef del cine, desde que se anunció que se proyectaría ahí Roma la gente comenzó a comprar sus boletos y a más de un mes de su estreno en la plataforma de “streaming” de contenido multimedia aún sigue habiendo salas llenas.

 

“Aquí se sigue proyectando, ya lleva mucho tiempo y aquí también se hicieron las funciones de premier, más las funciones especiales que había; la verdad todo el tiempo con mucha gente, incluso todavía siguen viniendo muchos”, dijo.

 

Para el cocinero, si bien la película es un poco lenta para su gusto, Roma es una obra que habla del México de los años 70 y que se merece ganar una estatuilla dorada que refrende la calidad artística del director; “me parece que es un poco lenta, pero es un buen drama. Sin duda sería fabuloso que ganara, como mexicano sería bueno”.

 

Así, entre buenos deseos y recuerdos, los habitantes de la colonia Roma reconocen el éxito que ha tenido el director mexicano con esta película, que a través de sus cuidadas escenas y locaciones lleva a los espectadores a una época, en la que era sumamente común escuchar pasar al afilador, mientras las muchachas barrían las entradas de las casas.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO