Pasar al contenido principal
Imagen Económica

Así creció la economía con Peña Nieto

Carlos Alberto Jiménez Bandala*

El sexenio de Peña Nieto pasará a la historia como el último del periodo neoliberal, fueron 36 años donde las políticas económicas estuvieron orientadas a la desaparición del Estado para dejar la economía en las libres e inteligentes fuerzas del mercado. La experiencia nos demostró que esas fuerzas ni son inteligentes ni mucho menos libres. Nos dejaron mayor pobreza y desigualdad.

 

El INEGI dio a conocer en cifras oportunas el crecimiento del PIB durante el último trimestre del gobierno de Peña, apenas fue de 0.3 %; de confirmarse estas cifras, el sexenio anterior habrá sido el de más bajo crecimiento desde los años ochenta. La siguiente gráfica muestra el comparativo de la tasa de crecimiento real promedio anual que tuvieron los sexenios anteriores. Es evidente que el neoliberalismo se fue desgastando. Con Ernesto Zedillo, la economía creció 3.12 % anual, con crisis económica; sin crisis, con Fox, creció 2.3 %; con crisis, con Calderón, 2.07 % y con Peña Nieto, sin crisis, apenas crecimos 1.81 %. 

 

 

Uno de los sectores más golpeados ha sido el sector industrial que se mantuvo en recesión durante todo el sexenio de Peña Nieto y registró un raquítico crecimiento de 0.66 % promedio anual. Se trató de políticas altamente dañinas para nuestra nación.

 

Por entidad federativa, las que más crecieron fueron Baja California Sur (5.6 %); Aguascalientes (5.0 %); Veracruz (5.0 %) y Oaxaca (4.7 %); por el contrario, las que decrecieron fueron Tabasco (-6.4 %); Tlaxcala (-2.7 %); Michoacán (-1.7 %) y Sonora (-0.4 %). El promedio nacional se ubicó en una tasa de 2.5 % y Puebla estuvo por encima (3.1 %).

 

¿Podrá el nuevo gobierno remontar esta situación?

 

El gobierno de Andrés Manuel ha prometido un crecimiento de 4 % promedio anual y al menos 2 % en su primer año. Bank of America pronostica de forma pesimistas que apenas será del 1 %, pero la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) está de acuerdo en que podríamos crecer 2 % en 2019. Hay un conjunto de condiciones mundiales adversas que podrían influir en los resultados, principalmente son la desaceleración de la economía china (que se espera crezca en 2019 en la tasa más baja en 20 años) y la economía de Estados Unidos incluso podría caer en recesión (por eso les urge una guerra que los reactive).

 

Sin embargo, Andrés Manuel ha propuesto un plan económico caracterizado por una política fiscal expansiva, que básicamente consiste en estimular la demanda agregada a través de un mayor gasto público mediante subsidios y transferencias como los apoyos al campo para generar precios de garantía o las becas para el programa jóvenes sembrando el futuro; pero también por medio de un mayor nivel de ingreso disponible con un aumento sustancial de los salarios.

 

Esto provocaría un mayor consumo y a su vez un efecto multiplicador en la economía. Sería sostenible para las finanzas públicas, porque un crecimiento en la economía también implica un mayor aumento en la recaudación. Una ventaja sería que, al estar basando la economía en el mercado interno, somos menos vulnerables a los efectos del exterior.

 

También hay “peros” que pueden presentarse. El más peligroso es el derivado de la política monetaria que lleva el Banco de México (que sigue siendo gobernado por un neoliberal). Se está aplicando una política monetaria restrictiva (aumento de las tasas de interés) que podría chocar con la política fiscal expansiva de AMLO e incluso inhibir sus efectos; por ejemplo, si las tasas siguen aumentando, las personas empezarán a consumir menos porque el acceso al crédito se hace más difícil.

 

El otro “pero” viene de los grupos oligarcas que no están contentos con el viraje de las políticas económicas y estarán colocando obstáculos al gobierno; un tipo de obstáculo lo vimos esta semana con la rebaja de la calificación a la deuda de PEMEX que hizo la agencia Fitch y que podría ahuyentar los capitales de inversión. Habremos de estar todos preparados para no caer en los juegos de la geopolítica imperialista.

 

 

*Profesor-Investigador Facultad de Negocios Universidad La Salle México

Miembro del Sistema Nacional de Investigadores

Twitter: @BandalaCarlos

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO