Pasar al contenido principal
Sin temor a réplica

Manuel Alonso, padrino de policías corruptos

Gustavo Mirón Reyes

La designación de Manuel Alonso García como secretario de Seguridad Pública no ha gustado a nadie en Puebla. Las cifras de inseguridad que dejó en la capital son una carta de presentación que hace inexplicable su designación como encargado de la seguridad de todo el estado.

 

Todo mundo sabe el mar de corrupción que se podía encontrar en SSPTM cuando Manuel Alonso dirigía la corporación, tema con el que ha luchado la nueva titular María de Lourdes Rosales Martínez, entregando hasta el momento buenos resultados.

 

No obstante, cuentan las malas -pero bien informadas- lenguas que algunas “fichitas” que daban una mala imagen a la SSPTM han encontrado cobijo en la SSP. Por supuesto, bajo el amparo de Manuel Alonso García.

 

La noticia es buena por el lado de la seguridad en la capital, pues varios elementos que hacían mal su trabajo y manchaban el uniforme con actos corruptos se van de la corporación municipal.

 

Pero a nivel estado esta situación es terrible, pues los antes mencionados elementos tendrán cartera abierta para hacer y deshacer a su antojo en diversos puntos de Puebla, algo que nos debe preocupar, estimado lector.

 

Y es que por mucho que Manuel Alonso García ponga su acostumbrada cara de enfado y comience a bloquear en redes sociales a sus críticos, es una realidad que su nombramiento al frente de la SSP genera una gran incertidumbre.

 

No lo digo yo, lo dice la sociedad. Los poblanos están preocupados, pues conocen que las cosas no marcharán bien con Manuel Alonso y los índices de inseguridad en el estado podrían dispararse dramáticamente.

 

La seguridad de nosotros mismos y de nuestras familias no es un asunto que se debe tomar a la ligera, como muchas veces toma las peticiones de la sociedad Manuel Alonso García, que podría catalogarse como uno de los peores secretarios de Seguridad que ha tenido la capital.

 

¿En qué tiene que derivar todo? ¿En que todos y cada uno de los poblanos hagamos responsable de lo que nos pueda suceder a Manuel Alonso García?

 

La idea no es mala, pues solo de esta manera se medio garantizaría que nuestro bienestar no está en riesgo.

 

El boletinero de Lobos BUAP que perdió el piso

 

Víctor Quintero Santiago, quien se presume jefe de información de Lobos BUAP, ha perdido completamente el piso y se ha convertido en un dolor de cabeza para varios colegas que cubren al cuadro universitario.

 

Comentan que Quintero es una persona difícil de tratar, que no permite el diálogo y que da a entender que su palabra es ley en el “poderoso” equipo universitario.

 

Compañeros periodistas de medios nacionales prefieren no acercarse a entrenamientos de Lobos BUAP, pues dicen que jamás les había tocado un encargado de prensa tan prepotente y cerrado de mente.

 

Parece que Víctor Quintero no se ha dado cuenta que trabaja en Lobos BUAP y no en el Real Madrid.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO