Pasar al contenido principal
Sin temor a réplica

Incongruencia de López Obrador

Gustavo Mirón Reyes

En estos primeros meses como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha mostrado muchas caras. Si bien se pueden aplaudir algunas estrategias emprendidas por el Gobierno Federal, también es importante subrayar las incongruencias que ha manifestado.

 

Y ejemplo claro es la intención de recortar el presupuesto para estancias infantiles, que por años han sido un apoyo muy grande para las madres y padres de familia que deben dejar a sus hijos en un lugar seguro para ir a trabajar.

 

En cambio, López Obrador pretende dar un apoyo económico a las madres e incluso el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, se aventó la puntada de proponer que ese dinero se le dé a las abuelas para que cuiden a los niños.

 

¿En qué derivara esto? En que muchos padres y madres que no usaban las estancias infantiles ahora exijan ese dinero, que muy probablemente terminaría siendo gastado en todo, menos en el cuidado del menor.

 

Increíble resulta que algunas cosas sean manejadas a ciegas y con evidente improvisación por el gobierno lopezobradorista, que además se ha empeñado en regalar dinero a diestra y siniestra, comenzando a crear una generación de “chambones”.

 

Me refiero específicamente al dinero que se ha destinado para jóvenes ninis (ni estudian ni trabajan), que ni tardos ni perezosos acudieron a cobrar esos 3,600 pesos que les permitirán que muchos no tengan la mínima intención de superarse o conseguir un empleo.

 

No escribo esto a la ligera, amable lector. Yo he visto cómo jóvenes que no se ven realmente necesitados acudieron a cobrar su dinero. Algunos incluso van acompañados por sus papás, que emocionados guardan el dinero que sin menor esfuerzo su hijo obtiene.

 

Sin ánimo de ofender, la única explicación que encuentro para la reducción de presupuesto a estancias infantiles y el regalar dinero a ninis es que los niños no votan.

 

Usted tiene la mejor opinión, pero por más que se busquen explicaciones lógicas, estas acciones de López Obrador suenan más al mentado populismo, calificativo que tanto molesta a aquellos defensores recalcitrantes de la cuarta transformación.

 

Veremos qué otras acciones populistas lanza el gobierno de AMLO, que por momentos parece querer hacer de México un pueblo de flojos.