Pasar al contenido principal

Sede de Morena cimbró la política en Puebla durante 60 minutos

Entre porras, gritos y mítines improvisados, en tan solo 60 minutos, de las 11:00 a las 12:00 horas de este viernes, Morena en Puebla recibió a Miguel Barbosa, Alejandro Armenta, Nancy de la Sierra, Abraham Quiroz y a otros tres “colados”, para inscribirse como precandidatos a la gubernatura.

 

Aunque fue solo por una hora, Morena se convirtió en el epicentro de la política en Puebla al recibir a los principales contendientes a la gubernatura, más otros tres desconocidos, dentro de la coalición lopezobradorista que puntea en las encuestas y quienes comenzaron con la guerra de porras y con la pelea por posicionarse de cara también a la encuesta interna que definirá al abanderado.

 

El primero en llegar, con una compacta porra que recordaba la gloria pasada de 2018, fue Luis Miguel Barbosa, principal contendiente al tener el aval de la mayoría de la estructura morenista en Puebla y a nivel nacional, pero que, también está supeditado a la medición que hará su partido.

 

Tranquilo, relajado como pocas ocasiones, acompañado de su esposa y equipo más cercano, llegó hasta la mesa de la dirigencia nacional, donde ya estaban en posición el delegado con funciones de dirigente estatal, Mario Bracamonte González, así como el secretario general del partido, Edgar Garmendia de los Santos y Pablo Cortés Córdova, que ocupa la representación legal del partido.

 

En su mensaje fue claro y escueto: el proceso electoral de 2018 ya pasó y es una nueva elección que no tendrá las mismas características que el año pasado cuando se suscitaron delitos electorales como guerra sucia, acusaciones de ataques frontales, denuncias y lo que dijo, fue un “clima de violencia” por todos los frentes.

 

Tras menos de 10 minutos de estar en la sede del partido, Barbosa Huerta se retiró del lugar para dar paso a otros contendientes.

 

Nancy y Armenta le juegan a ganar adeptos

 

La segunda en llegar a la mesa, ubicada en la cochera de la sede del partido, fue Nancy de la Sierra, quien nunca se despegó de su esposo, el diputado José Juan Espinosa Torres, que también se subió al templete junto con ella para el mensaje que entregó a su porra.

 

Esta porra, en la que dijeron varios ciudadanos ir desde San Pedro Cholula, escuchó cómo Nancy de la Sierra dijo estar lista para la contienda interna y para la precampaña, esperando que la encuesta la coloque como la mejor posicionada para ser la abanderada a Casa Puebla.

La todavía senadora dio paso a su compañero de bancada y de fórmula en 2018 para la elección del 1 de julio, Alejandro Armenta Mier, quien con banda, bombo y platillo llegó a la sede para partir plaza con su “músculo político”.

 

Su registro fue rápido, apenas unos cuantos minutos. Inmediato a ello se subió al templete improvisado en pleno Bulevar Carlos Camacho Espíritu, y más tardó en subir que en alzar la voz para ganar la atención de los simpatizantes del partido.

 

También fue claro y contundente: con la encuesta no habrá imposiciones. En su mensaje también iba cargado el reconocimiento al partido que decidió abrir el proceso interno, pese a que, tanto Armenta como Nancy, reprocharon que hubiera una dinámica para recularlos.

 

Las calles de la Gabriel Pastor se llenaron de ruido, de porras, de gritos, de vítores, de cánticos a favor de uno u otro de los precandidatos, incluso hasta de críticas y ataques disfrazados contra “chapulines”, “oportunistas”, “corruptos” y hasta de imposiciones del PRI o del PAN. De todo por igual.

 

El último de los cuatro elegidos fue Abraham Quiroz. Llegó solo, sin porras, con dos personas que lo ayudaron. Llegó vestido adusto como es su costumbre, con un saco gris que lo caracteriza desde la campaña de 2016 y con una camisa de Morena que portaba con orgullo.

 

Al salir de la cochera que fue el epicentro de la política en Puebla, recibió poca atención; apenas dos o tres medios le dieron cabida para saber su sentir en esta precampaña.

 

Prometió una precampaña intensa y fuerte para convertirse en candidato, pero más tardó en terminar su idea que en acusar que había quienes no eran morenistas “de a de veras” como él, que estuvo desde sus inicios como Asociación Política Nacional en el lejano 2011.

 

La reacción no tuvo eco entre sus contrincantes que seguían repartiendo amor por las calles aledañas a Huexotitla.

 

Llegan tres colados

 

Al ser un proceso abierto, la convocatoria estaba preparada para que quienes cumplieran con el perfil se inscribieran y así pasó con tres desconocidos que hicieron lo propio entre las sombras y sin que nadie los notara.

 

Se trata de Luis Ortega, Ramiro León y Olivia Paz. Tres morenistas que no pintan en el escenario político estatal.

 

Así fue la historia de Morena en Puebla durante este viernes, donde dieron banderazo oficial a la lucha por la candidatura y al largo camino, todavía, para el 2 de junio, fecha en que se celebrarán las elecciones extraordinarias a la gubernatura.

nike air max 2019 trainers

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO