Pasar al contenido principal
Balconeando

Ya salió el peine de los ataques a la UAEH

Francisco Rodríguez

Arturo Herrera Gutiérrez, subsecretario de Ingresos de la SHCP, ya inició su campaña (sucia) para alcanzar la gubernatura de Hidalgo. Y aunque Omar Fayad Meneses, el actual mandatario estatal, culmina su periodo hasta septiembre de 2022, el hijo de Irma Eugenia Gutiérrez Mejía y Arturo Herrera Cabañas ha comenzado el golpeteo en contra de quienes pueden ser sus contrincantes para alcanzar la postulación por el partido Morena.

 

Herrera Gutiérrez es el típico hijo de papi y de mami. En vida, su padre, muy cercano al también ya fallecido Miguel Ángel Granados Chapa, consiguió que éste lo acercara al equipo de Andrés Manuel López Obrador, quien lo ocupó del 2000 al 2004 como director general de Gestión Financiera en la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México, y del 2004 al 2006 como secretario de Finanzas.

 

Hoy es su madre, Irma Eugenia Gutiérrez Mejía, originaria de Pachuca, quien lo empuja, al tiempo que es ariete para atacar desde las sombras a Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato de la UAEH, con una serie de acusaciones difamatorias y sin fundamento que iniciaron con un chivatazo de Santiago Nieto, dependiente de Herrera en la SHCP, y que paradójicamente han tomado vuelo en el diario Reforma, cuyo propietario se dice víctima de una persecución de las autoridades fiscales.

 

La señora Gutiérrez Mejía, madre del precandidote, desde hace muchos años ha buscado ser reconocida como una activista que trabaja “con una óptica social desde la izquierda”. Y no obstante que en un principio se presentó como ajena a cualquier partido político, en el pasado proceso electoral federal buscó de manera infructuosa, por segunda ocasión, ser candidata al Senado de la República, ahora por Morena. La primera vez que lo intentó, fue en 2006, cobijada por las entonces Redes Ciudadanas que se formaron para apoyar al hoy Presidente de la República.

 

En ambas oportunidades fracasó al caerle como pesada losa su cercanía con el ex gobernador de Hidalgo, el priista Jesús Murillo Karam, en cuya administración --1993-1998-- se desempeñó como titular de los servicios coordinados, que posteriormente se convertirían en la Secretaría de Salud.

 

Una Fundación para atacar a los "enemigos"

 

Entre 2000 y 2003, trabajó como directora general de la Secretaría de Salud del Distrito Federal, cuando era Jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador. Después fue coordinadora nacional de prestaciones sociales del Instituto Mexicano del Seguro Social, pero cuando un director pretendió vender los 52 teatros con los que contaba el IMSS, formó un frente común para evitar su venta con los directores y actores de teatro, encabezados por Víctor Hugo Rascón Banda.

 

Sin embargo, su supuesta preocupación social mostró muy pronto su verdadero rostro, pues para saciar no sólo sus aspiraciones políticas, si posteriormente también las de sus hijos, a la muerte de su esposo, Arturo Herrera Cabañas, formó la Fundación Arturo Herrera Cabañas, A.C, la cual presentó como una organización civil sin fines de lucro, con la misión de preservar, difundir y promover la cultura nacional y específicamente la del estado de Hidalgo.

 

Marcó como sus objetivos la promoción y difusión de actividades científicas, deportivas, de protección al ambiente y culturales, así como el respeto a los derechos humanos. Indicó que también realizaría investigación de problemas históricos, económicos y sociales del estado.

 

Pero lejos de cumplir tales fines, Irma Eugenia Gutiérrez utilizó la estructura de esa Fundación para cobrar viejas facturas y atacar a sus “enemigos” políticos; crear las Redes Ciudadanas de Hidalgo, que tuvieron como propósito principal restar fuerza al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el estado –como en su momento lo denunciaron hidalguenses como Francisco Patiño, Luciano Cornejo, Ricardo Baptista, Isidro Pedraza Chávez y Antonio Salim Saldivar-- para abrir camino a su primer intento de ser candidata al Senado y, después, en un acto por demás incongruente, impulsar en 2008 la campaña de su hijo Tonatiuh Herrera Gutiérrez, para que se convirtiera en dirigente estatal del partido del sol azteca, cosa que desde luego no sucedió.

 

Recibe oscuros financiamientos del PRI

 

Otro aspecto que ha caracterizado a esa supuesta organización civil, es su opacidad, pues no obstante que desde esa trinchera “de izquierda” se ha tratado de mostrar como una férrea y real crítica, por ejemplo, a los gobiernos emanados del PRI, para muy pocos es un secreto que su principal fuente de financiamiento han sido las propias administraciones estatales. Por tanto, se ha afirmado que no sólo tuvo estrecha cercanía con Jesús Murillo, al formar parte de su gabinete, sino que después Gutiérrez Mejía también se vio favorecida con apoyo económico para su Fundación del gobierno de Manuel Ángel Núñez Soto, y el cual se ha mantenido hasta la actualidad, a grado tal de que se afirma querecibe un millón de pesos mensuales provenientes del erario público.

 

Tal situación desde luego que ha provocado la curiosidad de diferentes actores políticos. El caso más reciente fue el de la recién fallecida senadora por el estado de Hidalgo,Angélica García Arrieta, que al ser víctima de los ataques y juego sucio de Irma Eugenia Gutiérrez, en la carrera por obtener la candidatura a la llamada Cámara Alta, se propuso investigar los manejos de las finanzas en la Fundación Arturo Herrera Cabañas, A.C, lo cual –según se quejó la misma legisladora-- se le complicó porque le respondieron que esa información tenía categoría de “reservada”.

 

A pesar de que en 2017 Gutiérrez Mejía sufrió un nuevo revés en el ámbito de la política, al pretender sin éxito ser coordinadora estatal de Morena en Hidalgo, obtuvo un indiscutible triunfo con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República, pues su hijo Arturo Herrera Gutiérrez, fue nombrado subsecretario de Hacienda y Crédito Público, desde donde se afirma que ya comenzó a recibir apoyo para cobrar facturas a algunos de los que Irma Eugenia considera sus peores enemigos.

 

Gerardo Sosa Castelán, el primero de su lista.

Nike Mercurial Superfly V FG Spark Brilliance Elite Pack ACC Soccers Grey Blue Orange

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO