Pasar al contenido principal

Desaparecen 19 personas en Tamaulipas y nadie las busca; podrían ser migrantes

Un grupo de 19 personas posiblemente secuestradas el jueves 7 de un autobús en el estado norteño de Tamaulipas, fronterizo con EEUU, podrían ser migrantes pero nadie las busca, dijo el lunes el portavoz de Seguridad de ese estado del noreste del país, Luis Alberto Rodríguez.

 

"No hay denuncias por estas personas, no hay familiares que estén hablando por ellos, son personas que no están ubicadas", dijo el funcionario al programa de noticias Radio Centro.

 

Según reportes de prensa, un grupo de personas armadas interceptó con camionetas el autobús en la carretera que une las ciudades de San Fernando y Reynosa, vecina de McAllen, ciudad fronteriza estadounidense del estado de Texas.

 

El autobús estaba a menos de 100 kilómetros de llegar a su destino, Reynosa, cuando ocurrió el incidente, y 22 de las 41 personas que abordaron el transporte colectivo llegaron a su destino.

 

Al menos 19 pasajeros fueron llevados por la fuerza, y la línea de autobuses Transpaís dijo que podrían ser más las personas secuestradas si el autobús recogió a más pasajeros en esa ruta, según la procuraduría.

 

"El reporte inicial había sido robo, pero de acuerdo al detalle del parte (policial), iban sobre (en busca de) esas personas", porque hubo pasajeros que llegaron a la terminal de autobuses sin sufrir percances, añadió Rodríguez.

 

El portavoz informó que, desde el pasado 21 de febrero pasado, el Gobierno de Tamaulipas solicitó a las autoridades federales que se enfocaran en proteger a los migrantes que llegaban a la ciudad fronteriza de Piedras Negras, debido a que corrían riesgo al desplazarse hacia Reynosa.

 

Miles de migrantes centroamericanos han recibido visas humanitarias que les permiten recorrer territorio mexicano durante el nuevo Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

En agosto de 2010, el Cártel de Los Zetas, fundado por militares desertores que operan en la ruta que corre a lo largo de las costas del Golfo de México, asesinó en San Fernando a 72 personas, en su mayoría centroamericanos, en la peor masacre contra migrantes secuestrados.

 

Desde diciembre pasado más de 15.000 personas han recorrido el territorio mexicano en caravanas, por temor a sufrir ataques y deportaciones, con la esperanza de obtener asilo en EEUU.

 

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO