Pasar al contenido principal

Las pifias de los candidatos en la campaña 2019

En cada campaña es común encontrar que los candidatos, o sus equipos cercanos, caigan en pifias que entran al anecdotario de una contienda como la que vive Puebla hoy.

 

Esta campaña no ha sido la excepción, pero al ser solo tres los candidatos que compiten rumbo a la elección del 2 de junio han sido menos los casos sonados, a diferencia de 2018 cuando hubo repetidas y sonadas situaciones a lo largo y ancho del estado.

 

Sin duda quien encabeza la lista de pifias y yerros es el candidato del PAN, Enrique Cárdenas Sánchez, quien ha sumado una serie de desatinos por su propia voz y a través de su equipo cercano.

 

En la tercera semana de campaña, Cárdenas Sánchez explotó contra los medios de comunicación que le cuestionaban de las dudas que ha sembrado su declaración 3de3 y un apoyo –que hasta ese momento negaba– por pare del gobierno de Jalisco. En ese momento, el abanderado panista terminó por cuestionar a la prensa de manera pedestre que “de dónde chingados” había sacado el dinero su rival de Morena.

 

Ese fue solo un primer caso, pues días después ocurrió lo mismo en una rueda de prensa que ofreció en un hotel del centro histórico, donde se levantó de su silla para gritonear a los medios de comunicación que solo hacían su trabajo. 

 

Uno de los casos más sonados de su campaña fue que con moitivo del 10 de mayo ocurrió que su esposa, María González de Cossio, hiciera un spot de agradecimiento en la cocina de su casa, lo que se convirtió en una ola de comentarios en contra del abanderado, al caer en una condición de explotación de género.

 

Eso además de la pifia de él y su equipo de comunicación al promocionarse a través de una publicación de Twitter donde se vestía Enrique Cárdenas como un personaje de la serie televisiva Game of Thrones, lo cual rompe con la equidad electoral, ya que se tuiteó el mismo día que se lanzó la última temporada de la serie.

 

Sin embargo, la pifia más grande llegó desde Zapopan, Jalisco, cuando el equipo de comunicación de dicho ayuntamiento cometió el error de publicar la invitación a un acto de Enrique Cárdenas, en Puebla capital, desde la cuenta oficial. El culpable de esta pifia fue la empresa Indatcom, la cual maneja las redes del candidato, pero es además la firma consentida del gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, lo que derivó en una denuncia ante el INE.

 

Ante pifias, Merino se esconde

 

El priista tampoco se salva de las malas decisiones y la muestra es que, a pesar de que su campaña no levantaba, prefirió huir antes que verse envuelto en otra controversia más.

 

La situación comenzó en el mismo día que salió la noticia de una orden de aprehensión en contra del exgobernador Mario Marín Torres, que fue defendido por el propio candidato que, además, minimizó este trascendido.

 

Hasta el presidente del PRI, Lorenzo Rivera, salió en defensa del Góber Precioso y hasta calificó la presunta orden como un ataque en contra de la campaña.

 

La realidad es que se confirmó la orden y ante el escenario adverso y el escrutinio público Jiménez Merino optó por esconderse en el interior del estado, para evitar responder sobre lo que ha sido una relación más que cercana con el exmandatario.

 

Barbosa cae en yerro por suma de apoyos

 

En la campaña de Morena, Miguel Barbosa también ha tenido sus desaciertos y el más grande fue la suma de Gerardo Islas Maldonado, otrora morenovallista que tras la muerte de Martha Erika Alonso buscó, primero, ser gobernador interino, y segundo cobijo en la campaña de Juntos Haremos Historia.

 

La imagen del mirrey Islas no ha sido bien vista por morenistas que han desaprobado la suma de este perfil, que hace menos de un año hacía campaña junto al PAN y atacaba a capa y espada a Morena y sus aliados.

 

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO