Pasar al contenido principal

“Dora y la ciudad perdida”, excelente para olvidar el amargo regreso a clases

Como una cinta que promueve los valores familiares y el trabajo en equipo, llega a la pantalla grande la más reciente producción de Paramount Pictures, “Dora y la ciudad perdida”, basada en la famosa serie de dibujos animados de Nickelodeon y dirigida por James Bobin.

 

En esta película, que resulta ser una excelente opción para el público infantil, Bobin, quien ha dirigido “Los Muppets” o “Alicia a través del espejo”, nos muestra la valentía e inocencia de una niña exploradora que, pese al paso del tiempo, mantiene las cualidades humanas que le inculcaron sus padres (Eva Longoria y Michael Peña).

 

Este largometraje nos muestra cómo Dora (Isabela Moner) se enfrenta a una de sus exploraciones más desafiantes: entrar a la escuela secundaria, al lado de su primo y mejor amigo Diego (Jeffrey Wahlberg).

 

Tras su llegada al colegio, Dora conoce a Sammy (Madeleine Madden) y Randy (Nicholas Coombe), con quienes vivirá un sinfín de aventuras –ya en la jungla, a la que regresa- que reforzarán su lazo de amistad al lado del monito Botas, que con su solidaridad y simpatía complementará la travesía de los chicos.

 

 

Luego de ser rescatada por Alejandro (Eugenio Derbez), Dora y sus amigos comienzan su aventura en busca de una ciudad ancestral hecha de oro para cumplir una difícil misión, en la que están involucrados sus padres.

 

En este viaje, todos pondrán a prueba no solo sus conocimientos, también sus habilidades de manera conjunta para lograr vencer obstáculos propios del Amazonía peruana, un tema muy ad hoc a nuestros tiempos.

 

En general, la actuación del reparto es aceptable, aunque resalta el papel de Isabela Moner, que es convincente y optimista. Por otro lado, el personaje de Eugenio Derbez no pasa inadvertido gracias a su excelente doblaje, pero carece de credibilidad.

 

Sin duda alguna, “Dora y la ciudad perdida” resulta ser una excelente opción para que los más pequeños de la casa se diviertan y se olviden por un momento del amargo regreso a clases.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO