Pasar al contenido principal

El día que “Chelís” mordió la mano que le dio de comer

La historia de José Luis Sánchez Solá y el Puebla siempre ha sido de altibajos, de encuentros y desencuentros, de momentos dulces y amargos. Sin embargo, en esta ocasión parece que esa historia ha llegado a su final definitivo gracias a las opiniones viscerales de “Chelís”.

 

El martes, Sánchez Solá abrió una caja que nunca debió abrir, pues va en contra de los códigos morales que toda persona debe tener con su trabajo, más en el futbol. En las reglas no escritas de la moralidad laboral está el no hablar mal del lugar que en un momento dio de comer.

 

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO