Botica Triolet, donde se atesoran las dolencias de miles de cubanos