Pasar al contenido principal

Final de Game of Thrones, segundo peor final en la historia de la televisión

Ha pasado ya casi una semana desde que la serie Game of Thrones llegó a su final tras ocho temporadas y nueve años de estar al aire y convertirse en una serie bien calificada en general, pero también de culto por su diseño en una imaginaria edad media.

 

Sin embargo, el capítulo final se convirtió en el peor calificado de los 73 episodios que duró esta saga creada por HBO y basada en la novela Canción de Hielo y Fuego y de George R.R. Martin.

 

De acuerdo con In Media Data Base (IMDB), considerada la biblia de televisión y cine, la calificación del episodio fue de 4.3 sobre 10, lo que lo coloca también como uno de los peores finales de serie en la historia moderna de la televisión desde que hay un sistema tan sofisticado de críticas.

 

Tan solo por debajo de “The Iron Throne (El Trono de Hierro)”, nombre del episodio final, está el último capítulo de House of Cards, el cual representaba un cierre para una producción en total decadencia y que ni siquiera tuvo la mitad de rating de la temporada inmediata anterior.

 

Además de eso, en la escala de “tomatazos” que hace la plataforma Rotten Tomatoes, la encargada también de cada año entregar los premios a lo peor del cine en la antesala de los premios Óscar, le dio un 67 por ciento de tomatazos a la última temporada, es decir, muy por debajo de sus estándares.

 

Pese a que el cierre de esta historia fue televisado por 19.3 millones de personas solo en Estados Unidos y que lo convierte en el final más exitosos televisivamente en la historia y quizás el más mediático y famoso, las críticas siguen y que exigen explicaciones de los productores por la cantidad de situaciones que dejaron sin cerrar y las preguntas abiertas.

 

De hecho, los tres últimos capítulos de esta serie tuvieron las peores y más pobres notas: el antepenúltimo, The Last of the Starks, salió con 2.9; The Bells, que fue el penúltimo, obtuvo 3.4, y The Iron Throne llegó solo al 3.0 en sus tomatazos.

 

En contraste, otros finales de series, aunque siempre polémicos, han encontrado mejores calificaciones que incluso capítulos normales.

 

Claro ejemplo es el final mejor calificado de la historia, el de Breaking Bad, cuyo último episodio “Felina” obtuvo 9.9 sobre 10 en IMDB.

 

El episodio final de Friends “The last one” tuvo en conjunto con las dos entregas una calificación de 9.7.

 

El último episodio de The Big Bang Theory, recientemente también llegada a su fin, salió bien librada tras 12 temporadas, pues el último episodio tuvo 9.6 sobre 10.

 

“Papa’s Goods” de la aclamada serie de Kurt Sutter, Sons of Anarchy, llegó a su final tras siete temporadas y alcanzó un 9.5 sobre 10. Misma calificación fue la de “Chosen” el último episodio de la serie de culto de finales de los 90 que catapultó a Sarah Michelle Galler, “Buffy, la cazavampiros”.

LO MÁS VISTO

SIGUE CONECTADO