Andrés Manuel, es hora de ponerte a trabajar

Con el perdón de todos aquellos que más que respaldar al presidente Andrés Manuel López Obrador, se han convertido en sus fanáticos que nada le cuestionan, estos primeros meses de mandato del tabasqueño han servido para quejarse de gobiernos anteriores y señalar a sus detractores.

 

Señor presidente, desde mi muy particular punto de vista, creo que es momento de que se deje de lloriqueos y comience a trabajar en serio, máxime por el gordo problema que se viene para México con el anuncio hecho por Donald Trump, sobre imponer un arancel del 5 % a todos los productos mexicanos mientras se mantenga la inmigración ilegal hacia Estados Unidos.

 

López Obrador y miles de mexicanos deben comprender que Trump, por muy xenófobo que sea, tiene razón en sus acciones, pues Estados Unidos no está en la obligación de dar oportunidades a personas que en México, su país, no las han encontrado.

 

Parece que el presidente vive en una realidad muy diferente a la que se vive en México. Con los oídos endulzados por esas voces hambrientas de hacer feliz al gran tlatoani, el mandatario no pone manos a la obra en temas trascendentes para nuestra nación.

 

Y vaya que el anuncio de Trump es para saltar de la zona de confort de las mentadas “Mañaneras” y ponerse a trabajar, pues este nuevo impuesto puede significar pérdidas económicas lamentables para México, sobre todo en la industria automotriz.

 

Marcas reconocidas se han establecido en México debido a que es un punto estratégico para la venta de sus vehículos a Estados Unidos, sobre todo por el Tratado de Libre Comercio. El vecino país compra a México el 68 % de los autos que se producen en nuestra nación.

 

¿Se imagina el desastre que significaría un arancel que gradualmente irá subiendo hasta el 25 %?

 

Ojo, tan solo la industria automotriz de Puebla podría pagar hasta 31,000 millones de pesos en aranceles si la amenaza de Trump se mantiene.

 

No puedo negar que la respuesta de López Obrador a través de una carta fue un primer buen paso, aunque le quitaría un par de párrafos que están de más. Sin embargo, eso no es para nada suficiente y como bien dicen muchos expertos, la clave podría estar en el G20 de Japón.

 

Sí, el presidente debe ya mostrar su capacidad de estadista y tomar el toro por los cuernos y qué mejor que un encuentro de líderes mundiales donde estará Donald Trump. No basta con mandar a Marcelo Ebrard a la Casa Blanca con la esperanza de que ahora sí lo reciban.

 

De miedo es que el presidente siga con esa tendencia de culpar a todos y a todo de lo que no funciona en México, también es de miedo que crea que su administración ha atendido bien el problema migratorio, centrándose en las caravanas de centroamericanos que cruzan México para llegar a Estados Unidos.

 

Parece que lo de menos es ver las pocas oportunidades que el mexicano recibe en su propio país, situación que no se va a mejorar regalando dinero en programas sociales, eso solo genera una nación de llorones y dependientes de “papá gobierno”.

 

Este anuncio de Trump no lo puede dejar pasar AMLO como si no importara, como lo hizo con las recientes renuncias en su gabinete y el ataque a militares en Michoacán… o como lo ha hecho con diversos temas trascendentales que le resultan incómodos.

 

Señor presidente, por favor, ya póngase a trabajar.