Pasar al contenido principal

Familiares de los 96 muertos en el estadio de Hillsborough pierden la batalla legal

Familiares de los 96 muertos en el estadio de Hillsborough pierden la batalla legal

Las familias de los 96 hinchas del Liverpool que murieron en la tragedia de Hillsborough reaccionaron con ira e indignación ante la absolución del alto cargo policial que estaba al mando del estadio inglés el 15 de abril de 1989.

 

El jurado declaró inocente al ex jefe de la Policía de South Yorkshire, David Duckenfield, en un veredicto mayoritario que pronunció tras 18 horas de deliberaciones.

 

"Este juicio ha sido una farsa", denunció Margaret Aspinall, presidenta del Hillsborough Family Support Group.

 

El grupo lleva 30 años en continua campaña reclamando justicia para sus hijos, maridos, hermanos o padres que fallecieron aplastados contra las vallas del estadio a causa de una avalancha durante la semifinal de la copa de la Asociación de Fútbol (FA) entre los clubs del Liverpool y del Sheffield Wednesday.

 

Las familias se sintieron cerca de la meta hace tres años, cuando la segunda investigación forense del grave incidente llegó a la conclusión de que el incidente fue "homicidio ilegal".

 

La policía reabrió a su vez la investigación, que resultó en la imputación de directivos deportivos, abogados y agentes del orden, aunque no ha habido ninguna condena de cárcel hasta la fecha.

 

"Culpo al sistema, que es moralmente erróneo y es vergonzoso para el país", declaró Aspinall en conferencia de prensa junto con sus colegas de campaña.

 

El grupo cuestionó ante las cámaras "cómo puede haber 95 homicidios ilícitos y ninguna persona responsable".

 

"Sabemos quién es culpable", dijo Aspinall con ira y entre los sollozos contenidos de otros familiares.

 

Duckenfield fue acusado de homicidio por negligencia grave en junio de 2017, después de admitir en el juicio forense que cometió sucesivos errores que desencadenaron la matanza de Hillsborough.

SIGUE CONECTADO